Lunes de 22 ejecutados; seis de ellos en Nuevo León

lunes, 21 de noviembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Al menos 22 personas perdieron la vida en las últimas horas, en hechos presuntamente vinculados con el crimen organizado. En Guadalupe, Nuevo León, una mujer fue ejecutada de cuatro balazos en las calles Estado de Zacatecas y Chalchihuites, en la colonia Cañada Blanca. La víctima, de aproximadamente 30 años, estaba tirada en el pavimento. Cerca de su cuerpo no se apreciaban casquillos percutidos, por lo que se supone que fue asesinada en otro lugar y luego arrojada ahí. La muerte de esta mujer se suma a la de otra más que fue asesinada la víspera en el estacionamiento del Starbucks de Constitución en su cruce con Degollado, en la zona centro del mismo municipio. La víctima presentaba varios disparos, incluido el tiro de gracia en la cabeza. En Cadereyta, el cuerpo de un hombre fue hallado esta madrugada en un terreno baldío cercano al primer cuadro de la ciudad. Horas después, en ese mismo municipio, otro individuo fue encontrado sin vida, con huellas de golpes en el rostro y balazos en el tórax. El cadáver estaba tirado en un arroyo, a un costado del libramiento Martínez Domínguez, cerca del kilómetro 6 de la carretera a Allende. En tanto, en el municipio de Guadalupe un hombre fue ejecutado a las 14:00 horas en presencia de su esposa y su hijo, justo en el momento en que llegaba a su casa, localizada en la calle Vista Hermosa, colonia Linda Vista. Hombres armados persiguieron al hombre identificado como Rogelio Pérez y lo ejecutaron. En Montemorelos, 80 kilómetros al sur de Monterrey, otro hombre fue encontrado sin vida y con heridas penetrantes provocadas por un arma blanca. El cadáver, que presentaba desprendimiento parcial de la cabeza, estaba tirado a un costado del kilómetro 8 del boulevard Alfonso Cantú. Extraoficialmente se informó que junto al cuerpo fue dejado un mensaje en una cartulina, del que no se dio a conocer su contenido. En Durango, un agente investigador adscrito a la Fiscalía General del Estado murió la tarde de este lunes durante un ataque a la sede del organismo, ubicada en la región de La Laguna, en Ciudad Lerdo. El elemento policiaco, comisionado a la vigilancia del edificio, fue identificado como Juan Manuel Hernández Arias, miembro de la Dirección Estatal de Investigaciones. De acuerdo con testigos, el ataque fue perpetrado con armas largas, disparadas desde al menos dos vehículos en movimiento. Tras el atentado, que se registró alrededor de las 15 horas, se inició un intenso operativo en las ciudades de Lerdo, Gómez Palacio y Torreón, donde se desarrolla el mecanismo Laguna Segura, con más de mil elementos federales y del Ejército. En tanto, en el municipio vecino de Gómez Palacio, la Policía Municipal reportó el hallazgo de cuatro cráneos humanos en una mochila, sobre la avenida Hidalgo. Por la tarde-noche, otro agente fue atacado, pero en la ciudad capital. José Jorge “N” fue herido cuando estaba con otras dos personas en su domicilio de la colonia Benigno Montoya. Uno de sus acompañantes, Jorge Álvarez Caballero, perdió la vida. El otro, Juan Aldama, fue trasladado a un hospital local junto con el agente. También en el municipio de Durango fue localizado un cuerpo “embolsado”, cerca de la colonia Hidalgo. Se le identificó como César González Madrid, de 39 años de edad. Por otro lado, procuradores de justicia de la entidad señalaron que soldados encontraron los restos de nueve personas en una fosa localizada en el poblado de San Juan del Río, aproximadamente 96 kilómetros (60 millas) al norte de la capital del estado con el mismo nombre. No proporcionaron más detalles. En Michoacán, tres personas perdieron la vida y un militar resultó lesionado tras un enfrentamiento en las inmediaciones del municipio de Tuzantla. De acuerdo con un informe militar, el enfrentamiento se registró cuando personal del Ejercito Mexicano realizaba labores de patrullaje y hombres armados abrieron fuego en su contra, hiriendo a un efectivo. Al repeler la agresión, tres presuntos sicarios fueron abatidos. El resto se dio a la fuga. Hasta el momento, los tres civiles muertos permanecen en calidad de desconocidos. En tanto, el militar herido fue trasladado a un hospital para su atención médica. En Coahuila, tres policías fueron secuestrados y posteriormente asesinados en Ciudad Acuña, en la frontera norte de México. En un comunicado, la Secretaría de Seguridad Pública de la localidad precisó que los tres agentes patrullaban en un mismo vehículo, cuando hombres armados los secuestraron esta madrugada. Los cadáveres de los policías fueron hallados una hora después en una zona residencial de la ciudad que se encuentra al otro lado de la frontera con Del Río, Texas. Tenían las manos atadas y recibieron disparos, dijo la Policía. En el estado de Guerrero, al menos cuatro sicarios murieron durante un enfrentamiento con soldados en las inmediaciones de la ciudad de Chilapa. De acuerdo con la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), el ataque se produjo durante las primeras horas de hoy, cuando un convoy militar detectó a un grupo de civiles armados que viajaban a bordo de varias unidades. En un comunicado, la 35 Zona Militar, con sede en esta capital, señaló que el enfrentamiento armado se prolongó por más de una hora, debido a que los sujetos armados se refugiaron en una casa de seguridad desde donde dispararon contra los soldados. Según la Sedena, los militares realizaban un patrullaje en la cabecera municipal de Chilapa de Álvarez, cuando detectaron a un grupo de hombres que viajaban en una camioneta, quienes se negaron a detener la marcha del vehículo y huyeron hacia la salida de la ciudad. Esta acción provocó una persecución por las calles, que culminó en la vivienda donde se desató el enfrentamiento que dejó al menos cuatro pistoleros muertos, indica el comunicado oficial.

Comentarios