Poiré urge a gobernadores a depurar áreas de seguridad y procuración de justicia

jueves, 24 de noviembre de 2011
ACAPULCO, Gro. (apro).- En medio de un cerco policiaco y un ambiente de aparente calma que persiste en este destino turístico, colapsado por el narcotráfico, el secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, exhortó a las autoridades estatales a acelerar la depuración de su personal, sobre todo en las áreas de seguridad pública y procuración de justicia. Poiré pidió también a las autoridades estatales garantizar a la ciudadanía que cada delito denunciado será investigado y sancionado para evitar que las acciones criminales queden impunes. A su vez, la titular de la Procuraduría General de la República (PGR), Marisela Morales Ibáñez, planteó que el combate contra la delincuencia no podrá efectuarse integralmente si no se atacan las fuentes de financiamiento de las estructuras criminales. Por ello, asumió que se deben perfeccionar las acciones en materia de lavado de dinero. También reconoció que los delitos cometidos contra mujeres por razón de género, cobra cada día mayor importancia. Al respecto, Morales dijo que a pesar de que el gobierno federal y algunas entidades han establecido instancias especializadas en la atención de los delitos contra las mujeres, es necesario aplicar criterios estandarizados para que las investigaciones y los resultados faciliten el registro de la incidencia, el análisis del fenómeno y el diseño de acciones de contención a nivel nacional. Durante la inauguración de la XXVI asamblea plenaria de la Conferencia Nacional de Procuración de Justicia que se realiza en el hotel Fairmont Princess, ubicado en la zona Diamante de este destino turístico, asistieron 29 procuradores del país, así como autoridades locales encabezadas por el gobernador Ángel Aguirre. En su mensaje, la titular de la PGR señaló que en los dos días que durará el encuentro se analizarán varios temas como la homologación de diversas bases de datos, entre ellas la de homicidios, así como mecanismos para identificar a las personas desaparecidas. Morales Ibáñez anunció que en esta ocasión se someterá al análisis, para su aprobación, el proyecto final de Lineamientos Generales de Investigación de Ilícitos cometidos contra Mujeres. Documento que fue elaborado por las procuradurías y fiscalías de Justicia de las entidades con el objetivo de conocer y dar seguimiento a las acciones realizadas por las autoridades competentes en relación a los feminicidios registrados en el país, indicó la funcionaria federal. Otro tema que se discutirá en la reunión es el de los recursos presupuestales para la seguridad pública y la procuración de justicia. También, el asunto del reforzamiento de la seguridad y la protección de la frontera sur del país. Por su parte, el secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, en representación del presidente Felipe Calderón, señaló que ante la exigencia social de justicia y seguridad, los mejores resultados se logran “al amparo de la corresponsabilidad” entre los distintos niveles de gobierno. Enseguida, puso como ejemplo de la coordinación entre autoridades, el caso del operativo Guerrero Seguro, implementado por el gobierno federal el 6 de octubre pasado ante los dramáticos niveles de inseguridad que rebasaron a las autoridades estatales, y devastaron la actividad económica y social del emblemático puerto. La violenta disputa por la plaza, desatada a partir de la muerte del capo Arturo Beltrán Leyva en diciembre de 2009, quien ejercía el control absoluto del corredor de drogas Acapulco-Cuernavaca mediante una amplia red de impunidad integrada por autoridades civiles y militares, se intensificó a principios de este año debido a la confrontación de dos bandas que convirtieron en un campo de batalla las calles de Acapulco y dejaron una estela de muerte, sangre y dolor. Estas bandas son el Cártel Independiente de Acapulco (Cida), una facción escindida de la estructura del capo Édgar Valdez Villareal, La Barbie, que dirige un expolicía federal, Víctor Aguirre Garzón, presunto primo del gobernador Ángel Aguirre; así como La Barredora, una división del Cida que se convirtió en apéndice del cártel de Sinaloa. En su discurso, Poiré Romero dijo que el operativo Guerrero Seguro ha logrado contener los efectos de la delincuencia, situación que ha generado un ambiente de “tranquilidad”, reconocido por la comunidad turística del puerto, aseveró. Este tipo de estrategias, indicó el funcionario federal, tendrán “éxito”, en el mediano y largo plazo, en la medida de que se recuperen “las capacidades institucionales” de las distintas autoridades locales involucradas en la prevención y persecución de los delitos. Por ello, insistió en demandar la depuración y certificación de los policías locales, para garantizar a la ciudadanía que los delitos que se cometen no quedarán impunes. Para este viernes se tiene contemplada la clausura de la reunión, así como una conferencia donde las autoridades informarán sobre los acuerdos alcanzados.

Comentarios