Dictatorial, la reacción del gobierno por denuncia ante la CPI: PRD

lunes, 28 de noviembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- La dirigencia nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD) calificó de “desmedida y dictatorial” la reacción del gobierno federal contra 23 mil ciudadanos, quienes el pasado viernes 25 interpusieron una denuncia ante la Corte Penal Internacional contra Felipe Calderón, por crímenes de lesa humanidad cometidos en cinco años de guerra contra el narcotráfico. De acuerdo con el presidente nacional del PRD, Jesús Zambrano, la actitud del Ejecutivo es un retroceso a tiempos autoritarios, pues ahora nadie podrá criticar ni señalar nada ante organismos internacionales contra quien violente sus derechos. “Le salió de lo más profundo la vena intolerante que caracteriza a los gobiernos de derecha”, dijo. Añadió: “Es absoluta, total y plenamente criticable la reacción desmedida de Felipe Calderón. Ya nada más falta que ahora quiera reprimir a la sociedad civil que se atreva a levantar la voz. Es el regreso a los viejos esquemas autoritarios, ya nadie podrá criticar ni señalar nada. Nadie podrá acudir ante organismos internacionales en búsqueda de defensa legítima”. Según Zambrano, los denunciantes tienen todo el derecho a señalar al responsable de una estrategia insensata contra el crimen organizado, y como funcionario público –agregó– Calderón está sujeto al escrutinio de la sociedad. El gobierno mexicano, dijo, debería responder por la misma vía a esa demanda, no amenazando con reprimir a los sectores de la sociedad civil que lo denunciaron. “Compartimos la denuncia por esta guerra insensata, ausente de toda inteligencia, contra el crimen organizado. Una estrategia tonta, de visión estúpida por parte de la Presidencia de la República”, lanzó Zambrano. Por separado, la secretaria general del PRD, Dolores Padierna, lamentó las declaraciones de Calderón porque, dijo, reflejan su estilo dictatorial para gobernar. “Es una clara muestra de autoritarismo, ya que pretende utilizar las instituciones del Estado para silenciar a más de 23 mil voces que claman por justicia a través de una vía pacífica para solucionar controversias. Son personas que piden un cambio de rumbo en la política de guerra que encabeza la derecha y cuyo resultado es el derramamiento de sangre en el país”, resaltó. Calderón, subrayó, pone en riesgo la libertad de expresión en el país. “Son más de 50 mil muertos en México, ¿dónde están los asesinos? Contra ellos sí se debe proceder y no amenazar con utilizar a las instituciones del Estado contra las 23 mil personas que están protestando”, subrayó Padierna.