Ejecutan a integrante del Movimiento por la Paz; el segundo en menos de dos meses

lunes, 28 de noviembre de 2011
MÉXICO, D.F.(apro).- Un grupo armado ejecutó este mediodía, en pleno centro de Hermosillo, Sonora, al activista Nepomuceno Moreno, integrante del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad. Desde el 1 de julio del año pasado, Nepomuceno Moreno inició la búsqueda de su hijo, Jorge Mario, detenido por la policía sonorense y desaparecido desde entonces, cuando viajaba hacia Guaymas. Tras una infructuosa búsqueda en el estado y la cerrazón de las autoridades, se sumó al Movimiento por la Paz que encabeza Javier Sicilia, y participó en las marchas y caravanas que se realizaron desde mayo. Nepomuceno Moreno también participó en los diálogos de Chapultepec con el presidente Felipe Calderón, donde denunció la desaparición de su hijo. Luego del último encuentro con el Ejecutivo, el pasado 14 de octubre, el activista denunció que regresaba a su casa con temor, porque le habían informado que un grupo de hombres armados lo estaba buscando para matarlo. Y eso ocurrió este mediodía. De acuerdo con un comunicado de la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE), alrededor de las 12:15 horas, en avenida Reforma e Ignacio Pesqueira, colonia Centenario, don Nepomuceno Moreno Núñez, de 56 años de edad, fue asesinado mientras circulaba en su vehículo marca Chevrolet pick up azul, modelo 1997. La víctima recibió varios impactos de armas de fuego de alto poder y murió minutos después, sin que ninguna autoridad lo asistiera. En el lugar de los hechos, personal de Servicios Periciales de la PGJE aseguró siete casquillos percutidos calibre .40 milímetros. En diversas entrevistas, don Nepomuceno acusó a la policía de Sonora de haber participado en la desaparición de su hijo. Denunció que después del secuestro de Jorge Mario, los captores se comunicaron con él y su hija para pedirles 30 mil pesos a cambio de su liberación. Juntaron el dinero. Cuando unos amigos de su hijo iban a entregarlo a los plagiarios, también los desaparecieron. “El gobierno no ha tenido dignidad. Me comenzaron a perseguir a mí también porque empecé a denunciar. Me manifestaba afuera de mi casa y me comenzaron a amenazar”, dijo en una entrevista reciente. En una breve plática en las oficinas de Servicio para la Paz, donde a veces se reúnen los integrantes del movimiento que encabeza Sicilia, don Nepomuceno comentó que ya sabía que lo querían matar y que se los había comunicado a su familia. “No me importa, más vale morir en la raya”, dijo al reportero días después del encuentro con Felipe Calderón en Chapultepec. Al enterarse del asesinato, el exombudsman capitalino, Emilio Álvarez Icaza, informó que se evalúa sacar del país a la familia Moreno, en virtud de que se encuentran en grave riesgo. Con el de don Nepomuceno suman dos los asesinatos de integrantes del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, pues el pasado 7 de octubre Pedro Leiva Domínguez, comunero de Santa María Ostula, Michoacán, fue ejecutado a balazos en las inmediaciones del territorio recuperado de Xayakalan. El indígena náhuatl estaba considerado para participar en el encuentro del movimiento con el presidente Felipe Calderón que se realizó el 14 de ese mes en el castillo de Chapultepec.