Incluir policía extranjera en la lucha antidrogas, pide Salinas

lunes, 28 de noviembre de 2011
MONTERREY, N.L. (apro).- El combate a las drogas en México debe emprenderse a través de una lucha frontal, en la que participen también policías de otros países, pero sin comprometer la soberanía nacional, afirmó el expresidente Carlos Salinas de Gortari. Durante la presentación en el Tecnológico de Monterrey de su libro ¿Qué hacer? La alternativa ciudadana, en el que trata de explicar los fenómenos sociales en los que se encuentran inmersos los mexicanos, el exmandatario priista dijo que actualmente hay un desencanto popular producto de agravios que no han sido remediados. Al referirse al problema de seguridad, explicó: “Antes era una lucha policial y ahora es tema de seguridad nacional. El cambio es porque a finales de los años noventa se cerró la ruta del Caribe… pero no ha bajado el consumo y entonces se buscó un nuevo camino que fue la vía Centroamérica-México. “En esta lucha se requiere la cooperación internacional, pero sin la sumisión. Allá es el mercado del consumo, pero aquí es la pasada y está en riesgo de volverse mercado de consumo”, dijo ante estudiantes reunidos esta tarde en la sala 4 de la Universidad Virtual. Presumió que durante su sexenio, de 1988-1994, hubo capturas de narcotraficantes y capos de todos los cárteles. En breve entrevista posterior a la conferencia, Salinas de Gortari consideró esencial para el combate a la violencia organizar la participación ciudadana. “Es indispensable fortalecer la fuerza física del Estado, pero complementarla con el principio de ‘quitarle pueblo al enemigo’, es decir, atender a los grupos sociales, promover su participación, no para enfrentar a las bandas, que eso sería un absurdo, pero complementada a la acción decidida del Estado. Esto no se resuelve aventándole varillas y cemento a los problemas sociales, sino promoviendo la participación organizada de la propia sociedad civil”, aconsejó. Salinas también se quejó del debate que actualmente hay en la vida pública, regida por los “intelectuales orgánicos”, entre los que señaló a varios. “Tenemos un debate intelectual empobrecido. Un grupo de intelectuales orgánicos dominan tanto aquellas propuestas de neoliberalismo como de populismo. Son orgánicos porque van generando conciencia en la sociedad sin recurrir a la coerción. “Los intelectuales orgánicos generan convencimiento en el terreno de la sociedad civil y de la cultura, y construyen una hegemonía. Los intelectuales orgánicos tienen un debate de muy baja calidad, superficialidad y trivialidad. “No voy a dar nombres aquí de los intelectuales orgánicos, están registrados acá, porque empiezo a dar nombres (como los) de Enrique Krauze y Lorenzo Meyer, y (éstos) tienen la piel muy sensible y se quejan de que otros los critican sin darles argumentos”, dijo. De nueva cuenta, Salinas reprochó a su sucesor en la Presidencia, Ernesto Zedillo, de haber provocado, entre 1995 y 1996, que unos 16 millones de mexicanos cayeran en la pobreza extrema y 6 millones migraran a Estados Unidos. El libro fue presentado por el catedrático Pablo de la Peña, profesor de la Escuela de Graduados en Administración Pública del Tecnológico de Monterrey en Guadalajara.

Comentarios