Un fracaso, la guerra antinarco, concluyen parlamentarios de México y la Unión Europea

lunes, 28 de noviembre de 2011
OAXACA, Oax. (apro).- La Comisión Parlamentaria México-Unión Europea concluyó que “la estrategia de lucha contra las drogas no ha producido los resultados deseados a escala internacional”, por lo que recomendó hacer una valoración profunda de las políticas contra el narcotráfico. En una declaración conjunta al término de la XIII reunión, que fue firmada por el senador mexicano José Guadarrama Márquez y Ricardo Cortés Lastra, de la delegación del Parlamento europeo, se advierte que “el número de hectáreas cultivadas no se ha reducido… y los impactos negativos en términos medioambientales pueden seguir siendo altos, (además) se han producido desplazamientos de cultivos y no ha disminuido la oferta ni el consumo”. Peor aún, se consigna en el documento “muchos consumidores han optado por otras drogas, y países tradicionalmente de producción o de paso se están transformando en países de consumo y, en algunos, se ha registrado un significativo incremento de los niveles de violencia y descomposición social”, deploran los legisladores. Luego de exteriorizar su preocupación por el problema del narcotráfico, detallaron que este asunto constituye un tema complejo en el que convergen diversas aristas relacionadas con cuestiones de salud, seguridad pública y tejido social, por lo que todo enfoque político requiere una perspectiva multidimensional y multidisciplinaria. En el punto de “estrategias contra las drogas y cooperación contra la delincuencia organizada”, las delegaciones mexicana y europea coinciden en que el enfoque sobre el consumo de drogas debe revisarse a la luz de propuestas diferentes tales, como la reglamentación, política de impuestos y cuestiones de salud, además del tipo de drogas, y sin menospreciar los avances ya logrados. Los parlamentarios estiman que el narcotráfico es un fenómeno trasnacional que ningún país puede solucionar por sí mismo, por lo que la cooperación internacional en los ámbitos político, jurídico, judicial y policial constituye un instrumento indispensable para hacer frente de manera exitosa a dicho fenómeno. Es por ello que ambas delegaciones acordaron seguir discutiendo enfoques integrales para combatir el fenómeno, en el marco de sus respectivas legislaciones y de los acuerdos suscritos. Asimismo, promover la cooperación contra las amenazas criminales transnacionales asociadas al narcotráfico, entre las que destacan el tráfico ilícito de armas y de personas, así como el flujo de dinero ilegal. También se comprometieron a promover un debate global con los países productores, de tránsito y consumidores, con el fin de identificar conjuntamente alternativas razonables a la penalización del consumo de algunas sustancias y maneras eficientes de reducir el consumo y la demanda, así como reactivar el actual acuerdo de cooperación sobre el control de sustancias químicas ilícitas utilizadas en la producción de narcóticos. Finalmente, resaltaron la importancia de destinar mayores recursos a la realización de programas preventivos y de contención social enfocados a los grupos de mayor vulnerabilidad social, fortaleciendo los programas educativos y promoviendo políticas regionales comunes en el ámbito de la cooperación en materia de drogas. Sobe regulación financiera y coordinación México-Unión Europea en el marco del Grupo de los 20, los parlamentarios reconocieron la profundidad de la crisis de la deuda que experimentan algunos países europeos y estiman que la inestabilidad global es un factor de riesgo que amenaza a la zona euro y a todo el sistema financiero internacional. De ahí que reiteraron su compromiso de estrechar su coordinación para aunar esfuerzos para encontrar una salida a la crisis en el marco del G-20, particularmente a partir de la presidencia de México y de cara a la reunión de dicho organismo que tendrá lugar en nuestro país en 2012. Ambas delegaciones se comprometieron a seguir impulsando una agenda común que tenga como ejes principales la discusión de políticas económicas de corto, mediano y largo plazos; la adopción inmediata de medidas para frenar la especulación y la manipulación de las deudas soberanas, y la instrumentación de acciones concretas para corregir las debilidades fiscales y fortalecer las finanzas públicas de muchas de las economías más avanzadas. También a analizar la posibilidad de gravar las transacciones financieras internacionales; e implementar una nueva regulación financiera que permita generar condiciones de mayor certidumbre y estabilidad, permitiendo reactivar el flujo de capitales y el crecimiento económico global. Amabas delegaciones además destacaron la importancia de fortalecer la protección social y los aspectos vinculados al desarrollo, a la par que las cuestiones económicas, monetarias y financieras. Coincidieron asimismo en que el combate a la corrupción es un activo importante para fortalecer el desarrollo económico y hacer frente a la recesión. Sobre el tema de migración, seguridad y gestión fronteriza, se comprometieron a impulsar políticas y legislación con sustento en un enfoque integral, estrictamente respetuoso de los derechos humanos y que reconozca plenamente las aportaciones de este sector, así como sus derechos pero también sus obligaciones. En cuanto al papel de la sociedad civil en las relaciones México-Unión Europea, apelaron por que se redoblen los esfuerzos en la promoción y defensa de los derechos humanos y en la lucha contra la impunidad. La XIII reunión de la Comisión Parlamentaria se realizó del 25 al 28 de noviembre, en la Ciudad de México y los estados de Hidalgo, Tlaxcala y Oaxaca.

Comentarios