Desplazados por la guerra antinarco, desafío para el gobierno: expertos

martes, 29 de noviembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El Centro de Monitoreo de Desplazamiento Interno y el Consejo Noruego de Refugiados alertaron hoy sobre el desplazamiento forzado que se vive en México desde 2007 por la violencia de los carteles de la droga y la respuesta militar del gobierno, lo que ha provocado –subrayaron-- que un número indeterminado de personas de Chihuahua, Tamaulipas, Nuevo León, Durango, Guerrero, Sinaloa y Michoacán abandone sus hogares. En el informe titulado “desplazamiento debido a violencia criminal y comunal” realizado por organizaciones internacionales que supervisan el desplazamiento forzado en todo el mundo se señala: “Este desplazamiento apenas se ha documentado, pero la poca información disponible sugiere que un gran número de personas en las áreas más afectadas por la violencia asociada con los carteles de la droga han ido abandonado sus hogares a un ritmo constante, buscando seguridad en otro lugar. En los últimos años, la violencia se ha intensificado y el desplazamiento se ha hecho más evidente en los estados de Chihuahua y Tamaulipas, y en menor medida en Michoacán, Durango y Sinaloa”. También califica a la situación mexicana como un conflicto armado interno, a pesar de que el gobierno no ha querido reconocerlo porque aplican las leyes internacionales de guerra. El documento advierte que muchas de las personas que escapan de la violencia causada por el conflicto no han encontrado la seguridad que buscan en su nuevo lugar de refugio. Señala como gran desafío del gobierno atender la falta de protección física y jurídica de las viviendas, tierras y propiedades de los desplazados, así como brindar documentos de identidad y servicios sociales a aquellos que tuvieron que salir repentinamente de sus hogares, además de empleo porque muchas veces dependen de los familiares que los albergan. Aunque señala que el desplazamiento por narcoviolencia ha sido poco documentado refiere que en este sexenio se ha reportado el desplazamiento masivo de al menos 3 mil personas (en Tamaulipas), y que ha ocurrido un desplazamiento gradual poco documentado. “Un centro de investigación que documentó el desplazamiento en Ciudad Juárez encontró que hasta 220,000 personas habían abandonado su lugar de residencia en esa zona en un período de tres años como resultado de la violencia, de los cuales la mitad se habría quedado en el país como desplazados internos”, se lee en el informe dado a conocer hoy. “Un informe de una consultoría privada (Parametría) mencionada por varios medios de comunicación ha sugerido que la violencia ha desplazado internamente a 1,6 millones de personas en los últimos cinco años; sin embargo, el informe no está disponible al público y se desconoce en qué se basa esta cifra”, indica. Al referirse a otras causas de desplazamiento, menciona que de 9 mil a 24 mil personas se mantienen en situación de desplazamiento prolongado causado por la insurrección zapatista de 1994, en Chiapas, ya sea de comunidades priistas o pro-zapatistas. “En Chiapas y en los estados vecinos de Oaxaca y Guerrero, el desplazamiento también ha sido causado por tensiones de carácter religioso dentro de las comunidades indígenas. Mientras tanto, en Oaxaca, las comunidades indígenas triqui también han sido víctimas del desplazamiento debido a los ataques de grupos paramilitares”, indica. En este segundo informe sobre los desplazados por la narcoviolencia, los organismos señalan que aunque el gobierno mexicano ha reconocido el problema de los desplazados del sur aún tienen un acceso limitado a medios de vida y no ha tomado ninguna iniciativa para la restitución de sus tierras.

Comentarios