Hacienda y Banxico salen al rescate del peso; subastarán 400 MDD diarios

martes, 29 de noviembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Quien quiera comprar dólares, aunque estén caros, podrá hacerlo, y en la cantidad que quiera. Pero lo más probable es que pierda, pues las autoridades financieras y monetarias del país anunciaron hoy que intervendrán en el mercado cambiario con inyecciones diarias de dólares. Así es: la Comisión de Cambios –integrada por funcionarios de la Secretaría de Hacienda y del Banco de México-- decidió ofrecer, a partir de este miércoles 30, 400 millones de dólares diariamente, mediante subastas. El propósito –explica en comunicado esta tarde-- es “proveer de liquidez al mercado de cambios” y “preservar su funcionamiento ordenado”. La volatilidad del tipo de cambio en los últimos meses, y sobre todo en las últimas semanas, obligó al Banco de México y a la Secretaría de Hacienda a aplicar esta medida preventiva, a la que ya ha recurrido en ocasiones anteriores, sobre todo desde fines de 2008 y durante 2009, en plena crisis financiera internacional. La incertidumbre generada por la crisis de la eurozona ha llevado a los grandes inversionistas, prácticamente en todo el mundo, a deshacerse de sus posiciones en papeles gubernamentales y cuanto tipo de instrumentos bursátiles hay, para refugiarse en el dólar y en instrumentos más seguros, como los bonos del Tesoro estadunidense, así sea magro el rendimiento que ofrezcan. México no ha sido la excepción. En los últimos meses, y notoriamente en las últimas semanas, la demanda por dólares de parte de empresas e inversionistas bursátiles ha hecho que el tipo de cambio se dispare, con la consecuente depreciación del peso mexicano. Desde marzo de este año y hasta el 9 de agosto --seis meses--, el tipo de cambio siempre fluctuó en la banda de los 11 pesos por dólar. Pero conforme se agudizaban los problemas financieros de los países de la periferia europea –sobreendeudamiento, déficit descomunales, insolvencia--, los inversionistas –sobre todo los grandes fondos-- empezaron a refugiarse cada vez más en instrumentos más seguros. La demanda creciente de dólares, que atizaron los especuladores de siempre, hicieron mella en la estabilidad que había mantenido la paridad peso-dólar. Ya desde el 10 de agosto, el dólar traspasó en México la barrera de los 11 pesos. Fluctuó en la banda de los 12 pesos hasta el 20 de septiembre. Apenas 40 días. Y de ahí, el desorden en el mercado, como le llaman las autoridades. A partir del 21 de septiembre, con un tipo de cambio de 13.18 pesos por dólar, se inicia la fluctuación en el rango de los 13 pesos, que dura unos dos meses, hasta el 24 de este mes, con un tipo de 13.98 pesos. Desde el pasado jueves 24, el tipo de cambio se asentó en los 14 pesos. Ese día inició en 14.13 pesos por dólar y este martes acabó en 14.24 pesos. Todas las cifras se refieren al tipo de cambio al mayoreo, que es el que se usa para solventar obligaciones en dólares, dentro del país. Los tipos al menudeo, en ventanillas bancarias y casas de cambio –que son las de menor peso en el universo del mercado de cambios--, se colocaron hasta en 14.50 e incluso a 15 pesos por dólar en algunas entidades del país. Es decir, desde los 11.60 pesos por dólar, mínimo alcanzado el 26 de julio, hasta los 14.24 de este martes, el precio del billete verde ha aumentado dos pesos con 64 centavos o, lo que es lo mismo, el peso ha perdido casi 23.8% de su valor frente al dólar. Así que para frenar la tendencia a la depreciación del peso, la Comisión de Cambios –integrada por el secretario de Hacienda, el subsecretario del ramo y otro subsecretario designado por el titular, más el gobernador del Banco de México y dos miembros de la Junta de Gobierno, designados por aquél-- decidió intervenir en el mercado, al que inyectará cada día 400 millones de dólares, mediante subasta. Pero como lo ha hecho en las ocasiones anteriores, las asignaciones en las subastas se harán efectivas cuando el tipo de cambio presente una depreciación, entre sesiones, superior a 2%.