Demanda rector de la UNAM justicia en caso Morlett

miércoles, 30 de noviembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Narro Robles, exigió hoy a las autoridades correspondientes que se "investigue, atrape, juzgue y condene" al o los responsables del homicidio de la universitaria Adriana Morlett. En declaraciones a la prensa al término de su participación en la entrega del Premio Nacional de Periodismo, el funcionario universitario expresó su solidaridad a la familia de la estudiante de la Facultad de Arquitectura, después de confirmarse que los restos hallados en la zona limítrofe con el Distrito Federal eran los de la joven desaparecida hace casi dos años, el 6 de diciembre de 2010. Por separado, Javier Morlett, padre de Adriana, quien es coordinador del movimiento “Diálogos por la Convivencia y la Paz Social” en Guerrero, informó que no ha iniciado los trámites para recuperar los restos de su hija. "Quiero que las autoridades hagan dos cosas: Primero, que me digan la fecha de la muerte de mi hija, y segundo, cuál fue la causa. Cuando me digan que eso tampoco pueden hacerlo, entonces pediré sus restos", señaló. Morlett Macho adelantó que habrá dos misas en memoria de Adriana, una será en el CUC y la otra en Acapulco. Además, explicó que la familia ya ha decidido dónde depositarán la urna con los restos de la estudiante de Arquitectura, quien hasta el día de su desaparición compartía con su hermano Javier un departamento en la colonia Copilco, a unos 30 pasos de Ciudad Universitaria. "Adriana va a estar junto con su abuelo en un nicho, donde estoy seguro que él la cuidará por siempre", agregó. La víspera, integrantes de “Diálogo por la Convivencia y la Paz Social” en Guerrero dieron a conocer que su coordinador, Javier Morlett Macho, confirmó la muerte de su hija. En conferencia de prensa, informaron que desde el pasado jueves 24, a Morlett Macho le notificaron el hallazgo del cuerpo de Adriana en una fosa común (clandestina) en el Estado de México, muy cerca del Distrito Federal. Precisaron que días antes se le habían hecho pruebas a un cráneo femenino que fue encontrado en las inmediaciones del cerro del Ajusco, en el Distrito Federal, confirmó José Luis González Cuevas, integrante del movimiento social. “Para nosotros es una mala noticia y por supuesto para él una noticia dolorosa, esto lamentablemente nos consterna a todos”, añadió. El 6 de septiembre de 2010, día de su desaparición, Adriana acudió a las 19:00 horas a la Biblioteca Central de la UNAM. Pidió en préstamo el libro Arquitectura, teoría y diseño de contexto, de Enrique Yáñez, con el número de folio 819419. Tenía previsto regresar inmediatamente a su departamento, donde había quedado de verse a las 20:30 horas con unos amigos para ver unas películas. En ese intervalo, recibió tres llamadas a su celular de Mauro Alberto Rodríguez Romero, estudiante de quinto semestre de Psicología, también en la UNAM. De acuerdo con el testimonio de Mauro Alberto, ambos se vieron afuera de la biblioteca a las 19:30 horas. Caminaron por “las islas” (la explanada frente a la biblioteca), pasaron frente al departamento de Adriana, se subieron al metro Copilco, se bajaron en Universidad y tomaron una combi rumbo al departamento de él, ubicado en la colonia Santo Domingo. Ahí, Mauro Alberto le mostró un sofá que presuntamente Adriana quería comprar para su departamento. Pocos minutos después, añadió, salieron del departamento y en la esquina de avenida Aztecas y Nezahualpilli, Adriana abordó un taxi y se fue, a las 20:30 horas. Eso es lo último que se supo de ella.

Comentarios