Yo no tengo por qué irme del PRI: Humberto Moreira

martes, 8 de noviembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- En medio del escándalo desatado por la megadeuda que dejó en Coahuila, el exgobernador Humberto Moreira advirtió de nueva cuenta que no dejará la presidencia nacional del PRI. “Yo no tengo por qué irme”, dijo el coahuilense, un día después de que se presentó la solicitud de juicio político en su contra. Además, agregó que sólo hay tres momentos en los cuales dejaría la dirigencia del Revolucionario Institucional: si el candidato presidencial se lo pide, después de la elección de julio del próximo año o hasta 2015, cuando concluye su gestión estatutaria. Sobre las declaraciones del líder nacional del PRD, Jesús Zambrano, quien afirmó que los días de Moreira al frente del PRI están contados, éste reviró que el perredista está “desesperado” porque su partido acaba de perder cuatro elecciones (Coahuila, Nayarit, Estado de México e Hidalgo), a las que –dijo– se sumará Michoacán. “Ha de ser triste para él (Zambrano) que los que antes eran sus amigos (PAN) ahora le compitan, ha de ser frustrante”, manifestó Moreira, quien además rechazó que se haya negociado la gubernatura de Michoacán para que se detengan las acusaciones en su contra por la deuda en Coahuila. Nada más absurdo, dijo, si se toma en cuenta el discurso “fuerte y valiente” del candidato priista, Fausto Vallejo, en su cierre de campaña en esta ciudad, totalmente contrario al discurso del abanderado del PRD, Silvano Aureoles, que –agregó– fue “muy ligero” contra el partido blanquiazul. “La sospecha es al revés”, remató. Moreira también se lanzó contra el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, de quien dijo entender su discurso “porque Andrés (Manuel López Obrador) lo rebasó, y ya para él (Ebrard) es inalcanzable y tiene que hacer su lucha para alcanzar algo". La posición de Ebrard, añadió, es difícil, porque López Obrador es quien ha mostrado congruencia en su partido. Sobre el PAN, Moreira adelantó que el área jurídica ya revisa toda la información sobre la presunta utilización de recursos federales en la campaña de Michoacán, a fin de presentar la denuncia correspondiente. Por separado, el aspirante a la candidatura presidencial del PAN, Santiago Creel, señaló que el presidente nacional del PRI debe ser puesto a disposición de las autoridades para que responda por la deuda que dejó en Coahuila, y se deslinden responsabilidades. A pregunta expresa, dijo que son los priistas los que deben decidir si Moreira debe seguir como presidente del partido, y agregó que el exgobernador de Coahuila es el primero que engaña y endeuda a su estado. En entrevista en Michoacán, donde acudió para participar en un mitin de Luisa María Calderón, candidata del PAN a la gubernatura, Creel dijo que ya son muchas las piezas de ese caso que, puestas en orden, arrojan conclusiones muy claras, como el hecho de que Moreira haya dejado en la gubernatura a su hermano, Rubén Moreira. "Necesitaba poner a alguien de su plena confianza para cubrir lo que había hecho", puntualizó. De su lado, Humberto Moreira precisó que siempre ha dado la cara contra las acusaciones en su contra, pues Coahuila es el estado que más bajó la pobreza y se dio la mayor inversión en obra pública, por lo que sólo “hay un linchamiento político en su contra”. El líder nacional del PRI reveló que en la última encuesta de María de las Heras, los coahuilenses calificaron su gestión con 8.4, y detalló que de 100% de los coahuilenses encuestados, 44% le dio 10 de calificación y 34% le otorgó 8.9%. Con esas calificaciones, apuntó, no tiene por qué dejar la dirigencia del partido.