Dos menores, entre las 14 víctimas de la violencia

miércoles, 9 de noviembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Autoridades policiales de cinco entidades del país reportaron la muerte de al menos 14 personas, entre ellas un hombre que presuntamente utilizaba internet para hacer denuncias contra el crimen organizado. El asesinato de la persona que utilizaba las redes sociales para denunciar a los criminales ocurrió en Nuevo Laredo, Tamaulipas. El cuerpo de la víctima, quien se identificaba como “Rascatripas”, se halló decapitado, esposado y con huellas de tortura en el monumento a Cristóbal Colón, ubicado en unas de las avenidas más importantes de la ciudad fronteriza. De acuerdo con una manta que se encontró en el lugar, el sujeto de 35 años era moderador de un sitio de internet que alertaba sobre acciones del crimen organizado, especialmente de “Los Zetas”. En el blog que colaboraba “Rascatripas” también participó la periodista María Elizabeth Macías, de 39 años, quien se identificaba como “La Nena de Laredo” y cuyo cuerpo apareció decapitado y mutilado el 25 de septiembre pasado, en el mismo lugar. Además de Macías, otros dos jóvenes fueron asesinados y colgados en un puente peatonal el pasado 13 de septiembre, presuntamente por utilizar las redes sociales para comentar situaciones de riesgo desatadas a raíz de la lucha que el gobierno de Felipe Calderón lanzó contra el narcotráfico. En el estado de Durango, las autoridades locales reportaron el hallazgo de siete cadáveres, entre ellos el de una mujer y un menor de edad, los cuales fueron arrojados en las canchas deportivas del poblado General Máximo Gámiz, a unos 20 kilómetros de la capital duranguense. Al lado de los cuerpos fueron colocados mensajes escritos con tinta indeleble, en los que acusaban a las víctimas de dedicarse a realizar secuestros y extorsiones. Alrededor de las 07:00 horas de este miércoles, pobladores del lugar reportaron el hallazgo de los cadáveres, los cuales estaban completamente desnudos y con huellas de violencia. Según testigos, las siete personas habían sido plagiadas la madrugada del lunes 7. Entre los ejecutados se identificó a Sergio Hernández, de 16 años; José Luis Hernández, de 26, y Francisco Bustamante Ríos, de 75, quienes vivían en el poblado donde fueron encontrados sus cuerpos. El resto de las personas ultimadas tenía su domicilio en El Soldado, una población vecina. Se trata de Luis Alberto González, de 32 años; José Reyes Bustamante, de 35; Antonio Bustamante, de 40, y Cecilia Zúñiga Vázquez, de 42. La ejecución múltiple más reciente en Durango ocurrió el pasado 15 de mayo, cuando los cuerpos de nueve hombres fueron abandonados afuera de la plaza de toros “Alejandra”, en la capital del estado. En Guerrero, una mujer dirigente del sector coprero en la región de la Costa Grande fue asesinada a tiros al salir de una reunión con autoridades estatales, donde se abordó la problemática que enfrenta esta actividad productiva ante el desplome en el precio de los productos derivados de la palma de coco. Apenas este lunes 7, una veintena de dirigentes copreros de diferentes municipios de la región de la Costa Grande se manifestaron frente a las instalaciones del organismo público descentralizado  Agroindustrias del Sur, en protesta porque el precio de la copra se redujo de 16 a 10.50 pesos el kilo y por la falta de apoyo de las autoridades estatales para este sector. La víctima, ultimada la tarde de ayer, fue identificada como Alejandrina Suazo Díaz, de 49 años, quien se desempeñaba como presidenta del centro de acopio de copra de la comunidad de Pantla, municipio de José Azueta. El cuerpo de Suazo Díaz –localizado este miércoles sobre la carretera federal Acapulco-Zihuatanejo, en las inmediaciones del poblado de La Zuzuca, municipio de Atoyac de Álvarez– presentaba al menos ocho impactos de bala en la espalda, según un reporte de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Civil (SSPPC). En Sinaloa, dos jóvenes que viajaban en un auto con placas sobrepuestas –en cuya cajuela se hallaron un uniforme militar, pecheras y un cargador– fueron asesinados cerca de un campo agrícola en la comunidad del Bolsón, en el municipio de Navolato. La Policía Ministerial del estado dio a conocer que la unidad compacta llevaba la matrícula VKM 2618, perteneciente a una camioneta Cheyenne con reporte de robo, por lo que se investiga los antecedentes de las víctimas. En Nuevo León, un menor de 15 años fue asesinado a balazos y su cuerpo arrojado en un terreno baldío en Cadereyta, 40 kilómetros al oriente de la capital. La víctima, identificada como Erick Hernández, había sido secuestrada por unos hombres armados, según denunciaron sus familiares. El cuerpo del adolescente fue encontrado esta mañana en el río Santa Catarina, con por lo menos un balazo en el tórax. En otro hecho violento en General Terán, 100 kilómetros al nororiente de Monterrey, se halló el cuerpo calcinado de un hombre,  al que le fue desprendida la cabeza. En tanto, en el municipio de Marín, 60 kilómetros al norte de la capital, el cuerpo de un hombre calcinado se encontró en el interior de un rancho abandonado cercano a la comunidad Hacienda de Guadalupe.

Comentarios