Planea Benedicto XVI viajar a México, revela el Vaticano

miércoles, 9 de noviembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El papa Benedicto XVI tiene el “intenso deseo” de viajar a México, y es muy probable que el próximo 12 de diciembre anuncie ese viaje, durante una celebración religiosa en la Basílica de San Pedro, revelaron hoy fuentes del Vaticano. De acuerdo con monseñor Carlos Aguiar Retes, presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), la última invitación que la Iglesia mexicana hizo al pontífice fue el pasado 7 de octubre, en el marco del encuentro que Benedicto XVI sostuvo en Roma con los directivos del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam). Aguiar Retes recordó que hasta ahora Brasil ha sido el único país latinoamericano visitado por el pontífice, en mayo de 2007, cuando estuvo en las ciudades brasileñas de Aparecida y Sao Paulo. “Le expresamos nuestro deseo de que ahora visite un país de habla castellana. No le extrañó nuestra petición y nuestro razonamiento. Él pareció estar de acuerdo con nuestra petición”, dijo Aguiar Retes. Y agregó: “El santo padre no nos pudo dar una respuesta en estos diálogos, porque es cuestión de estudio y discernimiento. Pero sonrió favorablemente a nuestra petición, eso lo puedo decir”. Según ha trascendido, existen muchas posibilidades de que el Papa anuncie su viaje a México el 12 de diciembre, durante la misa que oficiará en la Basílica de San Pedro con motivo del bicentenario de las independencias de los países latinoamericanos. Aguiar Retes destacó que el pontífice escogió esa fecha en memoria de la Virgen de Guadalupe –a quien se le celebra su festividad ese día– y como un gesto de cercanía con el pueblo mexicano. “Es un doble signo muy fuerte. No cualquier día es igual para América Latina. Además, los sumos pontífices no suelen celebrar esta fecha en la Basílica de San Pedro, pero ahora lo hará Benedicto XVI. Es como decirnos que nos tiene en cuenta. Esto nos llena de consuelo y esperanza”, dijo. Al igual que la CEM, el gobierno de Felipe Calderón también ha invitado formalmente al Papa para que venga a México, pero hasta el momento esa visita no se ha podido concretar. Algunos analistas eclesiásticos señalan que la negativa de Benedicto XVI se debe a que no quiere que lo comparen con su antecesor Juan Pablo II, quien con su carisma convocaba multitudes durante sus visitas a México, muy diferente al adusto y desangelado pontífice alemán, que no despierta tantas simpatías entre la feligresía mexicana.

Comentarios