Desmantela Sedena sistemas de radiocomunicación del narco

jueves, 1 de diciembre de 2011
MONTERREY, N.L., (apro).-La Secretaríadela DefensaNacional(Sedena) desmanteló en la zona noreste del país centenares de equipos de radiocomunicación clandestinas al servicio de la delincuencia organizada. Mediante un comunicado,la Sedenaexplica que estas acciones complementan el combate al narcotráfico y las bandas criminales. Los aseguramientos efectuados enla IVregión militar que comprende los estados de Coahuila, Nuevo león, Tamaulipas y San Luis Potosí, fueron decomisadas en total 167 antenas, 155 repetidoras, 166 fuentes de poder, mil 446 radios, mil 306 teléfonos celulares, mil 354 nexteles y 71 equipo de cómputo. No se especifica el lapso en el que se hicieron los aseguramientos. Estas acciones forman parte del Operativo Noreste efectuado en las zonas militares sexta, séptima, octava y décimo primera, con sede en las ciudades de Saltillo, Coahuila; Escobedo, Nuevo León; Reynosa, Tamaulipas y San Luis Potosí, respectivamente. El comunicado explica el beneficio que representaron estos aseguramientos. “Lo anterior, permitió afectar y en muchos casos desarticular las redes de comunicación empleadas por la delincuencia organizada, al quedar inutilizadas y evitar su comunicación inmediata, dando como resultado el aseguramiento de integrantes de grupos delictivos, armamento, equipo táctico y vehículos, al carecer del sistema que les permitía conocer los movimientos y ubicación del personal militar, para ocultarse o darse a la fuga sin ser detenidos”. Lo asegurado quedó a disposición de las autoridades competentes   Abate Ejército a 3   Elementos del ejército acribillaron a tres hombres e hirieron a uno más que se transportaban en un automóvil la noche del miércoles en el municipio de El Carmen,35 kilómetrosal norte de esta capital, A las 23:00 horas, a la altura del kilómetro 7 de la carretera a Monclova, los soldados le marcaron el alto a los ocupantes de un convoy de vehículos sospechosos que les respondieron con disparos. En la persecución posterior, un coche Malibú gris hizo maniobras para detener el convoy de militares. Tres ocupantes del auto fueron acribillados y uno más resultó lesionado. En el interior del Malibú fueron encontradas armas largas y decenas de cartuchos hábiles. El herido fue reportado fuera de peligro. Los demás autos huyeron.

Comentarios