Enfrenta México "recesión democrática" por violencia: Coparmex

jueves, 1 de diciembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- En México existe una “recesión democrática” provocada por rezagos estructurales como el clima de violencia e inseguridad, la incapacidad para incluir a mujeres e indígenas en aspectos sociales y políticos; así como la pobreza y la desigualdad económica, reveló el Índice de Desarrollo Democrático (IDD). Al presentar el documento elaborado por la Fundación Honrad Adenauer y la consultora política Polilat, el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gerardo Gutérrez Candiani señaló: “El sistema político mexicano no está a la altura de las realidades y necesidades de nuestra nación. Estamos hablando de amenazas como el de la delincuencia organizada, que es uno de los desafíos que enfrenta nuestra joven democracia”. En el estudio, patrocinado por la Coparmex, se indica que  existe una “recesión democrática en México”, ante la inseguridad como tema ubicado en el centro del debate de la política pública y “como consecuencia del creciente clima de violencia que afecta profundamente a varios estados y amenaza con extenderse a todo el territorio nacional”. El IDD mide (en un rango del 1al 10) la vigencia de derechos y libertades; el funcionamiento de las instituciones en equilibrio de poderes, la gestión del gobierno y su eficiencia en programas;  además de servicios y bienes concretos que contribuyen a un mejor desarrollo humano en el país y las entidades federativas. En general, México obtuvo una calificación reprobatoria de 5.8 puntos en desarrollo democrático. El documento señala que “el clima de violencia e inseguridad afecta el desarrollo democrático en todas sus dimensiones: coarta derechos y libertades ciudadanas, condiciona el funcionamiento de las instituciones y frena el desarrollo social y económico”. Pero eso no es todo, el costo de la democracia electoral es alto. El presidente de la Coparmex puso como ejemplo el presupuesto del Instituto Federal Electoral (IFE) de 2012, que será de casi 15 mil millones de pesos para un padrón de 83 millones de electores. Sin embargo, el líder empresarial advirtió que “si la participación ciudadana es similar a la del 2006, es decir, alrededor del 60%; cada voto costará cerca de 300 pesos, 42 veces mas de lo que cuesta más en un país como Brasil”. Para Gutiérrez Candiani el tiempo y los recursos invertidos en la democracia electoral tienen que servir para mucho más, que un simple cambio de estafeta en los puestos públicos. A nivel local, tres estados resultaron con el peor desarrollo democrático es decir, no logran una aceptable vigencia de derechos y libertades; sus instituciones no funcionan con razonable equilibrio de poderes y los programas tampoco contribuyen a un mejor desarrollo humano. El Estado de México, que era gobernado por el aspirante presidencial Enrique Peña Nieto; Guerrero, encabezado por el neoperredista Ángel Aguirre Rivero; y Michoacán, de Leonel Godoy. En contraste, los estados con mayor desarrollo democrático fueron Colima; seguido por el Distrito Federal, Aguascalientes, y Baja Caifornia Sur. El resto ocupó una posición media en el ranking del IDD. La Coparmex reveló que sólo cuatro de cada 10 mexicanos considera que la democracia es preferible a cualquier forma de gobierno, mientras que sólo un país de América Latina tiene una visión más desencantada que la nuestro país, lo cual es “un dato muy preocupante”, a decir del líder patronal.. Gutiérrez Candiani dijo que los resultados del IDD confirman que la democracia mexicana es un proceso inacabado ya que casi la mitad de los estados no supera un porcentaje de cinco puntos. “No podemos decir que la transición democrática exista cuando prevalecen practicas caciquiles, violaciones a los derechos y libertades básicas o una simulación de mantener un status quo antidemocrático”, concluyó el empresario.  

Comentarios