Regocija al presidente contar con 64% de aprobación que le da encuesta

jueves, 1 de diciembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El presidente Felipe Calderón inició este jueves su sexto y último año de gobierno, festejando los resultados de una encuesta que –dijo– le dio 64% de aprobación. En Ocampo, Durango, donde puso en marcha un programa para hacerle frente a la sequía en los estados del norte del país, el Ejecutivo se refirió a los problemas que ha enfrentado México en los últimos cinco años, entre ellos el virus de influenza AH1N1, la crisis económica mundial, los desastres naturales y la violencia provocada por el narcotráfico, que calificó como “el peor flagelo que ha visto México en mucho tiempo”. Acompañado de los gobernadores priistas, Miguel Alonso, César Duarte, Fernando Toranzo y Jorge Herrera Caldera, de Zacatecas, Chihuahua, San Luis Potosí y Durango, respectivamente, Felipe Calderón admitió que han sido cinco años duros. “Hoy leí, esta mañana, la nota de un periódico (Reforma) que hacía una encuesta, y a pesar de todos los problemas, a pesar de lo que ha sufrido la gente con lo que he platicado, aún contamos con 64% de apoyo de la gente a nivel nacional, lo cual yo lo agradezco con mucho, mucho afecto y con mucho aprecio”, expresó. Sostuvo que éste será su último año al frente del gobierno federal y también el más fuerte. Tras ello, agradeció a la gente que lo apoya, pero también a sus adversarios porque, dijo, son ellos quienes lo obligan a mantenerse en pie, atento, y a no bajar la guardia. Y si bien en su mensaje repasó las diferentes problemáticas que ha registrado el país, el rubro de seguridad ocupó un lugar importante en su alocución ante los ciudadanos y gobernadores de los estados más violentos del país. Dijo: “Nos ha tocado enfrentar también al peor flagelo que ha visto México en mucho tiempo, que es la violencia y la ferocidad de los criminales. Nunca habían sido tan agresivos, tan despiadados, tan ofensivos con la gente como ahora, pero en lugar de dar la vuelta, amigos, en lugar de sacatearle, en lugar de irse y mirar para otro lado, nosotros decidimos hacerles frente”. Luego de hacer un reconocimiento a los policías federales, soldados y marinos que han muerto en cumplimiento de su deber, pero también a quienes están en activo, pidió un aplauso para todos ellos. La lista de agradecimientos se prolongó, pues el mandatario agradeció a los extintos secretarios de Gobernación, Juan Camilo Mouriño y José Francisco Blake Mora, así como a su esposa Margarita Zavala, a sus hijos, sus padres y hasta a Dios. Inclusive en su cuenta de Twitter, Felipe Calderón agradeció a sus colaboradores “por su generosa entrega al servicio de México”. Durante su intervención, el gobernador zacatecano, Miguel Alonso, calificó de patriótica la conducción del país por parte de Calderón, y su homólogo chihuahuense fue aún más complaciente. “Felicidades. Hoy, hace cinco años, a estas horas, estábamos escribiendo historia. Estaba llegando usted a la Presidencia de México y ha hecho, sin duda, una labor heroica y extraordinaria a favor de nuestro país”, exclamó Duarte. Después de estar en Durango, Calderón continuó su agenda de actividades en Michoacán, su estado natal, donde cuestionó el excesivo gasto que eroga el gobierno del estado en el pago de aguinaldos a profesores. Ante el gobernador Leonel Godoy, afirmó que su gobierno ha entregado “puntualmente” las participaciones y aportaciones que corresponden a Michoacán, y aclaró que no ha habido retención de las partidas, sino que se trata de un problema de “desequilibrio financiero”. “No se trata de buscar culpables, pero a Michoacán el gobierno federal le ha entregado puntualmente y le seguirá entregando todas las participaciones a que tiene derecho”, dijo Calderón a Godoy Rangel. El gobierno federal entrega a Michoacán 29 mil millones de pesos en participaciones y aportaciones. Todas ellas “se han entregado, incluyendo las de este año, además de partidas adicionales para el cierre del año, como 500 millones de pesos este 2011, dijo Calderón, quien aclaró que se trata de un problema financiero más que hay que resolver. Durante el inicio de la segunda Semana Regional Pyme en Morelia, esta tarde Calderón refrendó: “Yo seré solidario con Michoacán”, y tras haber hablado con el mandatario michoacano  se comprometió a seguir apoyando a la entidad “con determinación, independientemente de las coyunturas  de los partidos políticos. Este es mi estado”, subrayó. Calderón Hinojosa dijo que al final de su sexenio regresará a vivir a su tierra natal, pues “soy orgullosamente vallisoletano”. El exalumno del Instituto Valladolid llegó relajado y retrasado a comer y a inaugurar la segunda Semana Regional Pyme, efectuada en el teatro Morelos, que lució medio vacío. Este día, que cumplió cinco años de haber asumido la presidencia de la República, lamentó la muerte de sus dos secretarios de Gobernación, Juan Camilo Mouriño –hace tres años– y la reciente de Francisco Blake Mora, luego de recordar sus andanzas en el templo de Fátima donde fue acólito.  

Comentarios