Renuncian secretario general y contralor en San Lázaro

lunes, 12 de diciembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- De manera sorpresiva y a sólo cuatro días de que el PRD asuma la presidencia de la Mesa Directiva, el secretario general de la Cámara de Diputados, Guillermo Haro Bélchez, renunció a su cargo. Bélchez asumió la secretaría general el 15 de diciembre de 2004, gracias al impulso del priista Emilio Chuayffet Chemor, con quien trabajó en la oficialía mayor cuando éste ocupó la gubernatura del Estado de México. Fue electo por las dos terceras partes del pleno de la Cámara de Diputados, justo después de que el PRI destituyó a Elba Esther Gordillo Morales como su coordinadora parlamentaria. En ese momento, Chuayffet Chemor –quien el próximo jueves 15 será relevado de la presidencia de la Mesa Directiva– ubicó a sus excolaboradores en los principales órganos de gobierno de la Cámara baja. Su entonces enemigo político, Manlio Fabio Beltrones Rivera, también diputado federal en dicha legislatura –la LIX–, no pudo hacer nada para colocar a gente afin a él. Después de darse a conocer la inesperada renuncia de Bélchez –quien sucedió a Patricia Flores–, surgió el rumor de que el cargo será asumido por Fernando Serrano Migallón, a quien la Junta de Coordinación Política ya dio su aval, por lo que mañana será propuesto ante el pleno. Serrano Migallón ha sido miembro de El Colegio de México, consejero del Centro de Investigación y Docencia Económica, de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y de la Academia Mexicana de la Lengua. Actualmente se desempeña como secretario de Cultura y Artes del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. En diciembre de 2007, luego de la desconfianza que generó la actuación de los miembros del Instituto Federal Electoral (IFE) en los comicios presidenciales de un año antes, se modificó la Constitución para renovar de manera paulatina a los nueve consejeros, y se eligió a los primeros tres, entre ellos el consejero presidente, Carlos Ugalde. En la contienda de aquel año por ocupar una de las tres posiciones en el IFE, el PRI impulsó a Fernando Serrano Migallón, pero fue vetado en el primer filtro, junto con Jorge Alcocer. Hoy, cuando se discute la renovación de otros tres consejeros electorales, no será electo para una posición en el IFE, pero sí para la secretaría general de la Cámara de Diputados. Quien también anunció su renuncia de manera sorpresiva fue el contralor Alfonso Grey Mendez, quien llegó a dicho cargo en el año 2000, durante la LVIII legislatura, impulsado por la priista Beatriz Paredes Rangel, quien entonces fungía como coordinadora parlamentaria del PRI. En aquella ocasión, Grey Méndez venía de enfrentar diversos cuestionamientos por su participación en el turbio manejo de las finanzas de la campaña presidencial del 2000, a favor de Francisco Labastida. Tuvo bajo su cargo algunos de los sorteos que realizó el Revolucionario Institucional y que presuntamente fueron sólo pantallas para el manejo irregular del dinero. No obstante, nunca se le procesó por ello y, antes de que concluyera el conflicto por el llamado Pemex-gate, fue nombrado contralor de la Cámara de Diputados. Once años después, Grey Méndez renuncia a su cargo.

Comentarios