Dejan funcionarios gabinete calderonista y "corren" por senadurías

miércoles, 14 de diciembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El gabinete del presidente Felipe Calderón sufrió un nuevo reacomodo hoy al renunciar los secretarios del Trabajo y de la Función Pública, Javier Lozano Alarcón y Salvador Vega Casillas, quienes contenderán por cargos de elección popular el próximo año. La oficina de la Presidencia también sufrió una baja, la del secretario particular del mandatario, Roberto Gil Zuarth, quien apenas llevaba 11 meses en el cargo. En lugar de Lozano Alarcón, el presidente designó a Rosalinda Vélez Juárez, quien hasta hoy se desempeñó como titular de la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet). A su vez, Rafael Morgan ocupará el lugar que dejó vacante Vega Casillas en la Función Pública. Morgan Ríos se desempeñaba como subsecretario de Control y Auditoría en la propia SFP. En tanto, la secretaría particular quedará en manos de José Guadalupe Tarcisio Martínez, quien hasta hoy fue titular de Caminos y Puentes Federales (Capufe). Las renuncias de los tres funcionarios fueron ventiladas desde hace días, pues los tres buscarán cargos de elección popular, en tanto, sobre Gil Zuarth se sabe que venía operando de cerca la precandidatura de la panista Josefina Vázquez Mota a la Presidencia. En su mensaje, Calderón destacó la labor realizada por los tres excolaboradores y exaltó los datos curriculares de los nuevos funcionarios. Los que entran y los que salen La nueva secretaria del Trabajo, Rosalinda Vélez Juárez, es egresada de la Escuela Libre de Derecho, al igual que Calderón Hinojosa y Lozano Alarcón. Cuenta con un posgrado en derecho financiero por la UNAM. La mayor parte de su carrera ha sido en el gobierno federal, donde ocupó la dirección de Delitos Ambientales en la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente  (Profepa) y, luego, fue jefe de la Unidad de Contratos de Banobras y, posteriormente, en Profedet. En su mensaje, Calderón instruyó insistir en la aprobación de la reforma laboral, estancada en el debate legislativo. A su vez, en el mensaje de despedida, Lozano Alarcón agradeció a Calderón haber formado parte del gabinete, y luego de mencionar los supuestos logros de la administración en materia de trabajo, retomó las expresiones presidenciales para calificar como “mezquindad y cálculo político” la negativa a aprobar la reforma laboral en la Cámara de Diputados. Lozano Alarcón dijo que durante su estancia al frente de la dependencia se actuó sobre los ejes de la conciliación y la legalidad. No obstante el reconocimiento presidencial y la presunción de Lozano, su periodo fue marcado por conflictos gremiales como el de los mineros de Cananea, Taxco y Sombrerete, donde persisten las huelgas contra las que ha operado Lozano. Además, Lozano fue señalado por la organización de deudos, la Familia de Pasta de Conchos, de actuar a favor de Grupo México, propietario de la mina de carbón siniestrada en 2006, donde murieron 65 trabajadores. Por cierto, este  caso le ha costado al gobierno mexicano diversas resoluciones desfavorables en la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Conocido por su talante pendenciero, Lozano Alarcón ha combatido verbal e institucionalmente tanto a viudas de Pasta de Conchos como a líderes sindicales y, entre los asuntos más conflictivos de esta administración en el sector, lo constituyó el rostro del gobierno mexicano ante la desaparición de Luz y Fuerza del Centro y el proceso de quiebra de Mexicana de Aviación. Lozano Alarcón deja el gabinete para buscar una senaduría por el estado de Puebla. En tanto Salvador Vega Casillas renuncia para contender por una senaduría por Michoacán. En su estancia al frente de la dependencia, Vega Casillas fue señalado por la opacidad en la auditoría de un puente basculante en el puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán, contratada durante su período al frente de la Administradora Portuaria Integral de esa ciudad porteña. En el transcurso de este año se hicieron también señalamientos contra su esposa, Gladys López Blanco, quien fue subprocuradora federal de Protección al Consumidor, por estar presuntamente implicada en el cobro de “cuotas” ilegales a dueños de gasolineras. Inclusive, el jueves 8, la Cámara de Diputados aprobó un punto de acuerdo para solicitarle a Calderón la renuncia de Vega Casillas, con el fin de que se investigue el caso de López Blanco de manera imparcial. Horas después del exhorto legislativo, Gladys López de Vega fue exonerada de cualquier delito por la Procuraduría General de la República (PGR). Sobre Vega Casillas, Calderón destacó hoy que durante su estancia en el cargo logró reducir 14 mil normas obsoletas y al menos 2 mil trámites, lo que valió el reconocimiento de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), así como de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). El sustituto de Vega Casillas, Rafael Morgan Ríos, es originario de Sinaloa, donde realizó estudios de contaduría y mantuvo una trayectoria en el ámbito académico como director de la Facultad de Contaduría de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), así como del campus en Culiacán del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM). Según Calderón, Morgan Ríos cuenta con una amplia trayectoria como auditor y a su cargo estuvieron diferentes procesos de combate a la corrupción de la actual administración, un rubro en el que pidió al nuevo secretario de Estado poner especial énfasis. Por su parte, Roberto Gil Zuarth hizo alusión en su mensaje de despedida al momento en que fue invitado por Felipe Calderón a ocupar la secretaría particular de la Presidencia, refiriendo que atravesaba por “momentos difíciles” y que incluso su incorporación al equipo del mandatario fue más por su aprecio personal que por el talento que pudiera ofrecer. Roberto Gil fue integrado a la oficina presidencial el pasado 7 de enero, luego de perder de manera estrepitosa en la contienda por la dirigencia nacional del PAN, y ser vencido por Gustavo Madero Muñoz. El hoy renunciante era considerado en 2010 como el candidato de Calderón y su esposa Margarita Zavala a la dirigencia panista, por lo que su derrota lo fue también para la pareja presidencial. En su lugar fue designado el jalisciense José Guadalupe Tarcisio Martínez, quien hasta hoy se desempeñó como titular de Capufe y antes lo hizo en otra dirección general dentro de Comunicaciones y Transportes. Tarcisio Martínez cuenta con una larga trayectoria en cargos de elección popular por el PAN de Jalisco, entidad donde ha sido regidor, diputado y senador. Amigo personal de Felipe Calderón desde la época de las juventudes panistas, Tarcisio Martínez es también compadre del michoacano.

Comentarios