Desecha Tribunal de Malasia anular juicio contra narcos mexicanos

miércoles, 14 de diciembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El juicio que se sigue en Malasia contra los mexicanos Luis Alfonso, José Regino y Simón González Villareal, acusados de narcotráfico, sigue en pie, luego de que el Tribunal Federal de ese país desestimó este miércoles la petición formulada por la defensa para anular el proceso. Además, el caso de los tres hermanos podría ser juzgado por el magistrado Mohamed Zawawi, conocido como el "Juez Soga" por la frecuencia con la que ha pronunciado veredictos de pena capital. En declaraciones a la agencia EFE, Kitson Foong, uno de los abogados del equipo que defiende a Luis Alfonso, José Regino y Simón –detenidos por la Policía en marzo de 2008–, señaló que los tres jueces del tribunal “nos han pedido que volvamos al procedimiento y que agotemos antes las apelaciones a las distintas instancias". Foong adelantó que la próxima semana el Tribunal Federal decidirá la fecha de reanudación de las vistas orales, que se prevé ocurra en febrero de 2012, y en las que también testificarán los otros dos acusados que fueron detenidos junto con los mexicanos, un malasio y un singapurés. En caso de que el tribunal presidido por el juez Zawawi emita un fallo condenatorio, los hermanos González Villarreal, quienes afrontan la pena de muerte, dispondrán del derecho a elevar un recurso ante el Tribunal de Apelaciones y, por último, ante el Tribunal Federal, la máxima instancia judicial en Malasia. La defensa sostiene que los derechos fundamentales de sus clientes fueron violados debido a las discrepancias del primer informe pericial sobre las sustancias químicas y el material que se encontró en el momento del arresto y el que posteriormente se presentó en el juicio. Los tres hermanos fueron detenidos por la Policía en marzo de 2008 junto con los otros dos acusados, en una nave industrial de Johor Baru, ciudad portuaria fronteriza con Singapur. Según la versión policial, en el interior de la nave los agentes encontraron diverso material para la elaboración de metanfetaminas, varios precursores químicos y cerca de 29 kilos de esa droga, de los que un tercio desaparecieron durante la custodia policial. Otros dos ciudadanos mexicanos, considerados los cabecillas de la banda, fueron arrestados en una vivienda de lujo en la que tenían coches de gama alta, pero fueron liberados por falta de pruebas y posteriormente deportados.

Comentarios