...Y gobernador de Jalisco va contra la agrupación, que se deslinda de los crímenes

viernes, 16 de diciembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El gobernador de Jalisco, Emilio González Márquez, afirmó que su gobierno irá hasta el fondo en las investigaciones sobre el homicidio de los estudiantes de la Preparatoria número 8 y del padre de uno de ellos. Además, advirtió que si se comprueba que la Federación de Estudiantes de Guadalajara (FEG) opera como una organización delictiva, tendrá que responder ante la ley. Por separado, la FEG se deslindó de la muerte de las cinco personas y se mostró dispuesta a colaborar con las autoridades para resolver el múltiple crimen. “Así, sin más, será el tiempo quien nos dará la razón y demostrará que en efecto la FEG, como institución, está deslindada totalmente de los hechos punibles que hoy se persiguen, que causan indignación y repudio a toda la comunidad”, señaló en un comunicado el presidente de la organización, Israel Mariscal Quezada, quien además expresó que la FEG ha dejado de lado su pasado violento. Al respecto, González Márquez subrayó que la Federación de Estudiantes de Guadalajara se ha caracterizado por su violencia, pero, aclaró que no depende del gobierno de Jalisco su desaparición. “La FEG se caracterizó por ser un grupo amante de la violencia en nuestro estado, recordemos que era común que en Guadalajara los estudiantes, en lugar de cargar con libros, cargaban con metralletas, era común en nuestra ciudad. Ahora que ocurre este hecho lamentable nos alerta que no queremos que regrese”, puntualizó. Asimismo, manifestó que detrás del multihomicidio hay una red “supuestamente juvenil” que estaría vinculada a sectores estudiantiles de la entidad. “Hay líneas sólidas de la investigación y lo que está detrás de todo esto es una red supuestamente juvenil, supuestamente estudiantil que aprovechan esta categoría para lucrar en su beneficio”, señaló en entrevista al término de la reunión del Consejo Nacional de Seguridad Pública, que encabezó el presidente Felipe Calderón. El gobernador jalisciense ofreció “desenmascarar” a quienes están detrás de esa red y actuar de acuerdo con la ley. Además, adelantó que el gobierno de Jalisco retomará el control del edificio que funciona como sede de la FEG, pues se trata –dijo– de un inmueble propiedad del estado, que será destinado a las actividades de los jóvenes. “Vamos a recuperar el edificio, es un edificio que es propiedad del gobierno del estado y deberá seguir siendo usado en beneficio de los jóvenes, pero ahora sí en beneficio de los jóvenes, hay proyectos... estamos revisando la estructura del edificio para darle un uso adecuado...”, subrayó. Y aceptó que hubo omisión de ciudadanos y autoridades al no denunciar y permitir que quienes venden tortas y refrescos afuera de planteles educativos tengan que pagar. Por pequeño que fuera pensaron que no era un delito el “derecho de piso”, que algunos grupos  convirtieron en su modus vivendi, añadió. La FEG, en tanto, manifestó que “si hay algún caso de extorsión, que lo denuncien”. Agregó: “Lo que existe es una asociación de comerciantes. La FEG les brinda asesoría legal y médica, a menor costo”. Sin embargo, la Universidad de Guadalajara (UdeG) responsabilizó a la FEG del multihomicidio y exigió que se desmantele la red de corrupción que subyace detrás de esa agrupación y se desenmascare a quienes fungen como sus padrinos políticos. En un desplegado difundido este viernes, el Consejo de Rectores añadió: “Todo apunta a actos de extorsión a cargo de integrantes de la pseudoorganización denominada Federación de Estudiantes de Guadalajara y la operación de grupos armados y porriles que asesinaron a cuatro estudiantes menores de edad e indefensos y al padre de uno de ellos, y los enterraron en fosas clandestinas en sus propias instalaciones”, dice el desplegado. Identifican los dos cadáveres restantes Por la tarde, las autoridades estatales confirmaron que los dos cuerpos que faltaban por identificar corresponden a Francisco Ismael Gómez Saucedo, de 21 años, estudiante de la Preparatoria 8, y de su padre Armando Gómez Gallardo, de 56 años, comerciante, quienes tenían domicilio en la colonia San Miguel de Huentitán. Ambos murieron por disparos de arma de fuego en la cabeza, según la necropsia practicada por el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses. En las diligencias que se practican dentro de la sede del organismo estudiantil, el Ministerio Público localizó y aseguró una pistola escuadra calibre .32, así como varios casquillos de bala. Además, se encontraron restos de sangre en el área de oficinas del edificio, luego de que peritos del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses aplicaron una prueba de luminol. La dependencia estatal resaltó que se encuentra en busca de varias personas que pudieran estar relacionadas con el asesinato de las cinco víctimas, y de las que por el sigilo de la investigaciones, se reserva las identidades. El Ministerio Público que encabeza las investigaciones, determinó, de acuerdo con sus facultades de ley, que las instalaciones del organismo estudiantil queden aseguradas.