Detienen a presunto feminicida de campo algodonero

viernes, 2 de diciembre de 2011
MÉXICO, D.F., (apro).- Elementos de la Unidad Especializada en Investigación para Homicidios de Mujeres detuvieron a Eduardo Chávez Marín, presunto responsable del homicidio de Esmeralda Herrera Monreal, cuyo cuerpo fue hallado el 6 de noviembre de 2001 en el Campo Algodonero de Ciudad Juárez, Chihuahua. De acuerdo con la Fiscalía General del Estado (FGE), Chávez Marín, detenido ayer y presentado esta mañana, es el responsable de la muerte de la joven, quien al momento de su desaparición contaba con 15 años de edad. Durante su presentación ante los medios, Eduardo Chávez, de 33 años de edad, aseguró que ésta es la cuarta ocasión que lo detienen y que su arresto es una injusticia. No obstante, el vocero de la FGE, Arturo Sandoval Figón, aseguró que hay testigos que señalan a Chávez Marín como la persona que acosó a esmeralda durante varios meses, pese a estar casado. Insistió: “Hay personas que lo vieron cuando seguía a la adolescente”. Asimismo, manifestó que con la detención del presunto responsable se cumple en parte con la sentencia que impuso la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Cid) en contra del Estado mexicano por el caso denominado “Campo Algodonero”. De acuerdo con Sandoval, la búsqueda para la detención de Chávez Marín inició en 2006, después de haber realizado varias indagatorias y levantar diversos testimonios donde se obtuvieron elementos de prueba contra el hoy detenido, quien fue puesto a disposición de un juez penal del antiguo sistema de justicia tradicional. El cadáver de Esmeralda Herrera Monreal fue encontrado el 6 de noviembre del 2001 en el cruce de las calles Ejército Nacional y Paseo de la Victoria, en el predio conocido como "Campo Algodonero". En esa ocasión fueron localizados los cuerpos de otras siete mujeres, cuya identificación se logró gracias a los diversos estudios científicos que les practicaron peritos de la Unidad Especializada en Investigación de Homicidios de Mujeres, antropólogos forenses de Argentina y personal del laboratorio “BODE” en Estados Unidos. Por estos casos se logró la detención de Edgar Alvarado Cruz y José Francisco Granados de la Paz. El pasado 7 de noviembre, a 10 años de haber sido encontrados los cuerpos de las ocho mujeres en el Campo Algodonero, autoridades de los tres niveles encabezaron en Ciudad Juárez el acto de reconocimiento de responsabilidad internacional y develaron el monumento en memoria de las víctimas. "Reconocemos la responsabilidad por todos esos actos y omisiones que nunca debieron tener lugar, porque fueron actos de violencia, discriminación e irresponsabilidad del Estado mexicano en su conjunto, cuya consecuencia fue la pérdida de vidas humanas y devastación de familias enteras", dijo en esa ocasión Felipe Zamora Castro, subsecretario de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, quien perdió la vida el pasado 11 de noviembre, junto con el titular de la dependencia, Francisco Blake Mora, y seis personas más, al desplomarse la avioneta en la que viajaban. El acto público formó parte del cumplimiento a la sentencia que emitió la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en 2009 en contra del Estado mexicano en el caso denominado "Campo Algodonero". La CIDH emitió un fallo en el que responsabiliza a México de la muerte de tres mujeres ocurrida en el año 2001 en el marco del conocido caso de “Campo Algodonero”, lo que constituyó una sentencia histórica que, por primera vez, condenó los feminicidios ocurridos en Ciudad Juárez. La sentencia, con fecha 16 de noviembre, "es de carácter obligatorio y señala la responsabilidad del Estado mexicano por no haber ofrecido garantías y protección adecuadas a las mujeres en Ciudad Juárez", en especial, a Claudia Ivette González, de 19 años; Esmeralda Herrera, de 15, y Laura Berenice Ramos de 17.