Indagar 'Moreirazos' en otros gobiernos priistas, pide PAN de Nuevo León

viernes, 2 de diciembre de 2011
MONTERREY, N.L. (apro).- Tras la renuncia de Humberto Moreira a la dirigencia nacional del PRI, el PAN estatal exigió que el exgobernador de Coahuila sea investigado por el excesivo endeudamiento que dejó en esa entidad, el cual asciende a más de 34 mil millones de pesos. En un comunicado, el Comité Directivo también pidió que se indaguen las cuentas públicas de todos los gobiernos priistas, entre ellos el de Nuevo León, para evitar nuevos “moreirazos”. Añadió: “Como cualquier mexicano que esté en contra de la impunidad y el retroceso, celebramos la renuncia del señor Moreira, pero nos parece insuficiente. Humberto Moreira y todos los involucrados en el quebranto financiero de Coahuila deben rendir cuentas ante las autoridades correspondientes para aclarar el destino, uso y abuso del dinero de todos los habitantes de nuestro vecino estado”. Luego de considerar que “no se puede optar por salir por la puerta de atrás con los bolsillos llenos”, subrayó que pese a su característica demagogia y doble moral, ante la opinión pública Moreira “no puede ocultar que su catastrófica gestión como gobernador fue el motivo de su renuncia”. Al referirse al caso de Nuevo León, el PAN estatal alertó sobre un posible “rodrigazo”, en referencia al gobernador Rodrigo Medina de la Cruz, y exigió que, como se ha hecho en el caso de Coahuila, “se investigue a fondo desde hoy el quebranto que el gobierno priista de Nuevo León está realizando en el estado. Exigimos que en Nuevo León se establezca una auditoría a fondo para fincar responsabilidades sobre el mal manejo financiero que los gobiernos del PRI llevan en el estado”, apuntó. Además, llamó la atención sobre posibles manejos irregulares en los estados de Quintana Roo, Veracruz y Nayarit, gobernados por el Revolucionario Institucional. De acuerdo con el abogado nuevoleonés Javier Livas Cantú, aspirante a la candidatura presidencial del PAN, la renuncia de este viernes significa una condena popular hacia Moreira. “El PRI quiere lavar su imagen, y esto implica reacomodos que podrán absorber, pero de cualquier manera le afectará, porque la renuncia (de Moreira) es como una sentencia que queda sin apelación. Es como cuando dictan sentencia sin apelación y se declara firme. Es sentencia ejecutoria de culpabilidad”, reiteró Livas. El abogado añadió que el mérito de la caída de quien hasta esta mañana fue dirigente nacional del PRI es atribuible al empresario coahuilense Alejandro Gurza, crítico permanente de la administración de Humberto Moreira. Por separado, el coordinador de la bancada priista en el Congreso de Nuevo León, Héctor Gutiérrez de la Garza, dijo que el cambio de dirigente no afectará a su partido, pues el revolucionario Institucional –agregó– tiene un proyecto bien definido para las elecciones presidenciales del año entrante. “El PRI se prepara para julio del 2012 con un candidato que está pensando no en el primero de julio de 2012, sino en un mejor país, y eso nos queda perfectamente claro. Desde hace un tiempo, agoreros señalaban la división o la fractura del PRI, pero el PRI está consolidado en ajustes hacia el interior y en el trabajo que debemos ir realizando en los próximos meses. Sólo estamos ante una nueva dirigencia”, indicó.  

Comentarios