Rechaza Moreira que ataque contra sus escoltas fuera una agresión directa

lunes, 26 de diciembre de 2011
México, D.F. (apro).- El gobernador de Coahuila, Rubén Moreira Valdez, negó que el ataque ocurrido la víspera contra un vehículo en el que viajaba uno de sus escoltas fuera “una cuestión directa”. Durante una reunión con la comunidad empresarial de Torreón, Moreira habló del incidente del domingo 25, en el que –de acuerdo con la versión difundida por la Fiscalía General del Estado (FGE)– una camioneta tripulada por sujetos armados atacó el vehículo de “avanzada y reconocimiento” que integra el convoy del gobernador. Alrededor de las 17:40 horas, los sujetos realizaron varios disparos que fueron repelidos por los guardias. Durante la balacera, una persona resultó lesionada. “Al aproximarme a mi domicilio, fui alertado por mi escolta de que algo sucedía y ellos hicieron un procedimiento en el cual me introdujeron al fraccionamiento donde vivo, y posteriormente a la casa. A mi solamente me tocó ver la movilización y algunos vehículos colisionados que tengo entendido que estaban ahí en el momento en que sucedían los hechos”, narró Moreira, e insistió en que todo ocurrió muy rápido y la información completa la obtuvo ya cuando estaba en el interior de su casa. Los vehículos colisionados a que hizo referencia eran dos taxis que quedaron en medio de la refriega. Tras la balacera se activó el Código Rojo, en el que participaron diferentes cuerpos de seguridad. Minutos más tarde, en la céntrica colonia República, una camioneta Lincoln gris se encontró abandonada en el cruce del bulevar Venustiano Carranza y la calle Chihuahua. La FGE anunció la apertura de una investigación para esclarecer los hechos, y secundó a Moreira Valdez al señalar que el mandatario no era el objetivo. Según el gobernador, quien asumió el poder el pasado jueves 1, ni él ni su familia se encontraron en situación de riesgo, y sólo alcanzó a ver vehículos colisionados, mientras su escolta realizaba maniobras para resguardarlo hasta el interior del fraccionamiento. Poco antes del ataque, Moreira había realizado un recorrido por diferentes museos de la ciudad en compañía de su esposa, la diputada federal Carolina Viggiano y otros integrantes de su familia. El titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Alejandro Poiré, condenó el ataque al vehículo del escolta del gobernador de Coahuila. De acuerdo con un comunicado de la dependencia, Poiré –con quien Moreira se reunió la semana pasada para evaluar el operativo “Laguna Seguro– se comunicó por teléfono con el gobernador para expresarle su respaldo.   Más seguridad para el gobernador   El pasado sábado 24, el diario Reforma publicó una nota en la que destacó que Rubén Moreira utilizaba una camioneta Mercedes Benz con blindaje nivel 5 (el más alto y poco común entre funcionarios públicos) y cuyo costo estimó en más de cinco millones de pesos. Ese mismo día, el jefe de gabinete del gobierno estatal, David Aguillón Rosales, informó que dicho vehículo había sido “prestado” por el Grupo Acerero del Norte, propiedad de Alonso Ancira Elizondo, debido a que el vehículo que normalmente utiliza el mandatario estaba descompuesto. Sin embargo, la custodia del gobernador de Coahuila se reforzó desde el pasado viernes 9, luego de que el propio Moreira aludió a un incidente de seguridad, presuntamente en respuesta a las medidas adoptadas al iniciar su gobierno. Entre las medidas que ha hecho públicas la nueva administración, destaca la instalación de una base naval de la Marina Armada de México, en Saltillo, así como cambios en los mandos medios y altos de la estructura de seguridad y procuración de justicia.