Dependencia alimentario marcó al 2011, denuncia la CIOAC

martes, 27 de diciembre de 2011
MÉXICO, DF, (apro).- El año que culmina se caracterizó, entre otras circunstancias de carácter estructural, por una alta dependencia alimentaria, así como por una precarización de la economía campesina, un gasto rural concentrado y regresivo, una balanza comercial deficitaria, sin contar la violencia y la marginación, denunció Federico Ovalle Vaquera, secretario general del Comité Ejecutivo de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (CIOAC). El también diputado federal por el PRD destacó además que el factor climatológico en este año dejó grandes pérdidas para los productores y, consecuentemente, para el país. En su balance, mencionó también  la variación de los precios de algunos productos de la canasta básica, como el frijol que se elevó hasta 29 pesos el kilogramo. Ni qué decir, acotó, del kilo de tortilla en algunos lugares se ofertó en 13.20 pesos. En el caso de los salarios, Ovalle Vaquera señaló que éstos lograron un raquítico crecimiento de 4.2% sobre la base de un sueldo mínimo promedio de 58 pesos al día, un incremento equivalente a 2.5 pesos. Más aún, dijo que los productores pequeños y medianos debieron soportar incrementos en los costos de producción, con alzas en gasolinas y diesel que, sumadas en 2011 y acumuladas durante lo que va del gobierno de Felipe Calderón, alcanzan un incremento de 40%, lo cual también afecta a las familias más pobres. Explicó que durante los últimos 25 años la economía ha crecido poco menos de 3% anual y, si se considera la última crisis de 2008-2009, la situación es aún peor. Sin embargo, si se considera la caída de 6.5% de 2009, el promedio anual llega a 1.5%. Peor aún, las tasas de crecimiento del sector primario presentan un promedio de 2% en los últimos 30 años. En contraste, en el modelo del desarrollo estabilizador se tuvieron tasas de crecimiento muy superiores a las del modelo neoliberal. Ovalle Vaquera recordó que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) resaltó que en 2011 se incrementó la desigualdad: el modelo crece en forma polarizada creando una estructura productiva que a su vez se transforma en una polarización social. Hoy la participación en ingresos de 40% de la población más pobre del país es de 10%; 50% de los grupos intermedios participan con 44% de los ingresos, y 10% de los más ricos participan con 43.88% del ingreso. Es decir, con el modelo neoliberal se presentan costos sociales que tienden a crecer muy aceleradamente: hay más de 52 millones de pobres, de los que más de 26 millones son campesinos, jornaleros y familias indígenas. Además, deploró la CIOAC, la reforma financiera ha conducido a una severa regresión del sistema financiero. El crédito prácticamente es inexistente en el medio rural, además de muy caro. Desde 1980 a la fecha, el crédito de la banca de desarrollo presenta una tasa de crecimiento medio anual de -20%. “Hay un desbalance entre los costos sociales y los costos privados. Hoy el número de pobres ha crecido hasta una cifra inimaginable hace años. “Estamos hablando de más de 52 millones de mexicanos, donde la mayoría vive en el medio rural, en tanto que tenemos a los hombres más ricos del mundo, el principal Carlos Slim”, anotó el líder de la CIOAC. Incluso, de acuerdo con datos de la propia Auditoría Superior de la Federación (ASF), en los últimos cinco años los privilegios de las grandes empresas han ascendido a 500 mil millones de pesos. Lo anterior, acusó Ovalle Vaquera, esto sería más que suficiente para combatir la pobreza y sentar las bases para su solución.

Comentarios