El "lunes negro" de Peña Nieto

lunes, 5 de diciembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Las 36 horas más delicadas para el equipo de campaña Enrique Peña Nieto en las redes sociales, especialmente en Twitter, se vivieron a raíz de la incapacidad del precandidato priista para citar, en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, el sábado 3 de diciembre, tres títulos de libros que hubieran marcado su vida. A partir de este desliz, cuyo video en Youtube fue citado en múltiples redes sociales, se generó un Trending Topic en Twitter con la frase #LibreríaPeñaNieto que en menos de 25 minutos fue visto por 298 mil 489 personas con 809 mil 450 impactos. En otras palabras, se generó un twett o mensaje por segundo entre la noche del sábado 3 y hasta el mediodía del domingo 4 de diciembre donde se expresaban con ironía múltiples referencias a los enredos y confusiones de Peña Nieto para poder citar completo un título y un autor adecuado en la FIL. El Trending Topic generó que el propio Peña Nieto explicara en un mensaje en Twitter que había cometido un error y que se divirtió con algunas de las ironías. La ola de críticas para el precandidato priista a la Presidencia no se habían generado en los últimos años, con esa velocidad e insistencia. Todo parecía haberse resuelto cuando otros Trending Topic desplazaron al de #LibreríaPeñaNieto hasta que entró en acción su hija Paulina Peña Pretelini, que replicó o retuiteó un mensaje originado en la cuenta de su pretendiente con el siguiente texto: “Un saludo a toda la bola de pendejos que forman parte de la prole y sólo critican a quien envidian.” Este mensaje originó una serie de críticas y burlas por el contenido clasista que dieron lugar a tres Trending Topics relacionados con Paulina: #Prole, #SoyProle y #ForeverProle y apareció en Twitter una cuenta falsa, distinta a la que tenía la hija de 16 años del exgobernador del Estado de México. Peña Nieto salió al quite indicando que “el RT de Paulina fue una reacción emotiva por mi error en la FIL. Definitivamente fue un exceso y me disculpo públicamente por ello”. Horas antes, el precandidato priista también anunció que su hija había cerrado su cuenta en Twitter “porque han aparecido otras que son falsas”. En otras palabras, trolearon a Paulina y la crisis se incrementó, debido a que es común la creación de cuentas falsas en esta red social. En la tarde, Paulina Peña reabrió su cuenta y emitió tres mensajes para disculparse: “Quiero ofrecer una disculpa de todo corazón. Mi intención con ese RT jamás fue ofenderlos. Reconozco que hice mal y lo lamento”. Otro insistió: “Fue un impulso de mi parte al leer algunos tweets que ofendían a mi papá y a la memoria de mi mamá. Hoy aprendí una gran lección.” La lección más delicada fue para el propio equipo peñista. La sobre reacción ante las críticas en Twitter generó un círculo vicioso: arreció las referencias al evento de la FIL –el mismo que trataron de minimizar-- y los mensajes de la hija del exgobernador la metieron en una deliberación a la que no estaban preparados ni acostumbrados. El oportunismo de Cordero Uno de los precandidatos que quiso capitalizar la ola de mensajes en contra de Peña Nieto fue el exsecretario de Hacienda, Ernesto Cordero. Quiso lucirse y confundió el nombre de la novelista colombiana Laura Restrepo, a quien mencionó como “Isabel Restrepo”.

Comentarios