Niegan que hijo de Gadafi intentara entrar a México

viernes, 9 de diciembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Saadi Gadafi, hijo del derrocado líder libio Muamar El Gadafi, desmintió a través de su abogado que planeara ingresar a México ilegalmente, tras la caída de la dictadura de su padre en Libia, como aseguraron el gobierno de México y el agente de seguridad privada Gary Peters. El abogado de Saadi, Nick Kaufman, quien ha participado en diversos casos penales internacionales, señaló en un correo electrónico citado por la agencia AP, que su cliente huyó de Libia antes de la caída del régimen porque temía por su vida. El hijo playboy de Gadafi, aficionado al futbol y al cine, huyó en septiembre a Níger, país que le concedió refugio y en el que se encuentra desde entonces. El pasado miércoles 7, el diario canadiense National Post reveló que el hijo de Gadafi tenía todo un plan para internarse en México con una identidad falsa y que había comprado una lujosa propiedad en Punta Mita, en la Riviera Nayarit, para residir ahí con su familia. De acuerdo con el rotativo canadiense, la información se la proporcionó Gary Peters, dueño de la empresa de seguridad Can/Aust Security and Investigations International Inc., que cuida de Saadi desde 2004. Pters relató al National Post que junto con Cynthia Ann Vanier, viajó a México con la finalidad de ver la finca que habitaría su jefe para luego trasladarlo junto con su familia de Níger a este país. La mañana del mismo miércoles, en una repentina rueda de prensa, el secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, confirmó la información y reveló que el gobierno de México tuvo conocimiento del hecho desde septiembre y que en noviembre había logrado la detención de Ann Vanier, de nacionalidad canadiense. Según el gobierno mexicano, Vanier era el contacto directo con la familia Gadafi, lideresa del grupo y, presuntamente, encargada de las finanzas de la operación. Además de ella fueron detenidos Gabriela Dávila Huerta y/o Gabriela Dávila de Cueto, ciudadana mexicana residente en Estados Unidos, presunto enlace logístico y contacto con falsificadores de documentos; Pierre Christian Flensborg, de nacionalidad danesa, encargado de la logística, y el mexicano José Luis Kennedy Prieto, presunto encargado de conseguir la documentación apócrifa. Todos ellos están acusados de los cargos de uso de documentos falsos, tráfico de personas y crimen organizado. Este viernes, el diario Reforma, que tuvo acceso a la averiguación previa de la AP/PGR/DDF/SPE-XIV/5101/08-09, sobre este caso, reveló que la Procuraduría General de la República (PGR) recibió información del grupo ciberanarquista Anonymous, que llevó a la captura de los involucrados en el supuesto plan para introducir a Saadi a México. Entre esa información se encuentran mensajes electrónicos que incluían la copia de un pasaporte falso de Ann Vanier. No obstante, el diario señala que una fuente de alto nivel gubernamental refirió que los primeros en enterarse del supuesto plan fueron las autoridades del Estado de México que recibieron a un empresario que les entregó información y copia de los pasaportes falsos del libio y sus familiares, para no verse involucrado legalmente en el caso.  Este dato no formó parte de la indagatoria de la PGR. En su correo, Kaufman rechazó las acusaciones del gobierno mexicano y las calificó como un intento para desacreditar a su cliente, quien “rotundamente rechaza que hubiera ideado o financiado algún plan indebido para conseguir el ingreso ilegal en México”. No obstante, afirmó que “es difícil culparlo (a Saadi) de huir de un país donde su vida estaba en grave peligro y donde, sin duda, habría encontrado el mismo destino brutal como su padre y hermano”, Mutassim Gadafi. Muamar El Gadafi y su hijo Mutasim, fueron capturados el 20 de octubre por los rebeldes y ejecutados en circunstancias poco claras que han sido cuestionadas por diversos grupos defensores de los derechos humanos y de la propia Corte Penal Internacional (CPI) que había solicitado su captura para procesarlos por crímenes de lesa humanidad. Tras difundirse la noticia del supuesto plan de Saadi, el nuevo gobierno de Libia celebró el anuncio de México y solicitó a las autoridades de Níger su cooperación para que entregue a Saadi y otros exfuncionarios del régimen gadafista para que afrenten un juicio justo. “Agradezco a todos los países y a cualquier parte que detenga a estos criminales, a los que persigue la ley libia, y agradecemos la postura de México”, expresó el ministro del Exterior libio, Ashour Ben Khayil.

Comentarios