Caso Florence Cassez: Francia y México llaman a cuentas a sus embajadores

viernes, 11 de febrero de 2011

MÉXICO, D.F., 11 de febrero (apro).- Los gobiernos de México y Francia protagonizaron hoy el primer capítulo de la crisis diplomática provocada por la negación de un amparo a la ciudadana francesa Florence Cassez: las cancillerías de ambos países llamaron a cuentas a los respectivos embajadores.
    Ayer, la canciller francesa Michèle Alliot-Marie advirtió que la decisión del séptimo Tribunal Colegiado Penal de negarle un amparo a Cassez para revocar su sentencia de 60 años de prisión, por el delito de secuestro, tensaría las relaciones entre México y Francia; y esta mañana, a primera hora, citó al embajador mexicano Carlos de Icaza para que explique las razones del fallo.
    Minutos después de reunión, en declaraciones a la prensa francesa, De Icaza apeló a la independencia del Poder Judicial para justificar la decisión del gobierno federal de no intervenir en el caso.
    De inmediato, la cancillería mexicana respondió de la misma manera y mandó llamar al embajador francés Daniel Parfait.
    Por la mañana, en París, la capital de Francia, el embajador De Icaza reiteró que Cassez tuvo todas las garantías legales para su defensa, y nada tuvo que ver en la decisión del tribunal.    
    “El Ejecutivo federal respeta las decisiones de los tribunales”, subrayó el embajador, quien agregó que “el estado de derecho, que prevé toda democracia, reposa en el principio de la separación de poderes”.
    En ese sentido, subrayó que “el Poder Judicial federal disfruta de una independencia absoluta”. La sentencia del Tribunal, agregó, fue emitida “conforme al marco jurídico mexicano”.
    Ayer la ministra del Exterior de Francia, Michèle Alliot-Marie dejó en claro la “consternación" del gobierno de Nicolas Sarkozy por la decisión de la justicia mexicana, y en represalia anunció que no asistiría a ninguna de las actividades que se realizarán en el festejo denominado “Año de México en Francia”.
    Por su parte, la cancillería francesa reveló detalles de la conversación a través de su portavoz, quien afirmó que Francia considera que se han cometido "disfunciones" en el caso de su compatriota.
Francia considera que en el caso de Cassez no ha habido una "investigación policial digna de ese nombre" y que en la instrucción judicial "no se han tenido en cuenta a los testigos de la defensa y sí a los de la acusación", dijo la cancillería que insistió en que este caso “influirá” en las relaciones bilaterales de ambos países.
El embajador lamentó esa reacción de la ministra y consideró que "las relaciones excelentes" entre Francia y México no deben verse enturbiadas por un caso "de orden jurídico".
Además, pidió a la ministra que estudie bien la sentencia al recurso de amparo, que no se refiere más que a aspectos de procedimiento ya que ese tribunal no juzga "la inocencia o culpabilidad" de los acusados.
    En tanto, en México, la Secretaría de Relaciones Exteriores citó a consultas al embajador francés Daniel Parfait, para hablar sobre el conflicto diplomático que generó la sentencia contra Cassez.
“La relación bilateral es mucho más que un juicio a una ciudadana francesa”, señaló la subsecretaria de Relaciones Exteriores, Lourdes Aranda.
    Por su parte, la familia de Florence Cassez hizo un llamado a los franceses a “boicotear” a México como destino turístico y exigió que se anulen las actividades del “Año de México en Francia”.
    “No se puede festejar México mientras mi hija esté allí prisionera”, afirmó en una rueda de prensa en Lille, en el norte del país, Charlotte Cassez, madre de Florence.
"Esperamos actos, acciones fuertes, reacciones. Hay que moverse", dijo Charlotte Cassez, quien el próximo lunes se reunirá con Sarkozy.
En diciembre de 2005, Cassez, de 36 años de edad, fue arrestada en México durante la desarticulación de la banda "Los Zodiaco", a la que pertenecía su exnovio Israel Vallarta y en la que, según la justicia mexicana, también ella estaba implicada. Fue acusada de secuestro y crimen organizado, y condenada a 60 años de prisión. Purga su sentencia en el penal femenil de Santa Martha Acatitla.

Comentarios