Fallece Manuel Esperón

lunes, 14 de febrero de 2011

MÉXICO, D. F., 14 de febrero (apro).- El próximo 3 de agosto, el compositor mexicano Manuel Esperón cumpliría cien años, pero falleció ayer por la tarde debido a un paro cardio respiratorio en su casa de Cuernavaca. Sus restos se velan en la funeraria Gayosso de Félix Cuevas.  

La edición número 26 del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG26), a realizarse del 25 de marzo al 1 de abril, y la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM) preparaban diversos actos que festejarían en vida los cien años del musicalizador de cerca de 500 películas.

Iván Trujillo, director del FICG26, explica que se pensó en el reconocimiento a Esperón por la aportación musical que hizo a la industria fílmica y la cultura popular de este país.

         Por ello, la flautista Elena Durán, quien ha colaborado con figuras como Paul McCartney, ofrecerá un concierto que llevará por nombre Amorcito corazón, como la canción que el célebre artista musicalizó.

         En tanto, la SACM ha difundo que ofrecerá un homenaje en agosto “digno del pianista”.

         Gran parte de su existencia, cuando menos de 1933 a 1991, Esperón estuvo tras el piano ocupado en componer música de fondo y bandas sonoras para  500 películas que se cuentan en su catálogo. Además, creó gran cantidad de temas de la música vernácula, que engrandecieron la imagen del mariachi y de Jalisco como cuna del género.

         Con su primer tema para cine Vendo placer del filme La mujer del puerto (1933), de los directores Arcady Boytler y Raphael J. Sevilla, entró por la puerta grande a la cinematografía nacional justo en los años en que esta vivía su mayor esplendor.

         Desde la segunda mitad de la década de los treinta y hasta la cinta que marcó su retiro, Mi querido viejo (1991), dirigida por Rafael Villaseñor Kuri y protagonizada por Vicente Fernández; Esperón se mantuvo siempre activo en México y en Estados Unidos, donde destacó su participación en el armado musical de la película animada Los tres caballeros (1944), producida por Walt Disney.

         A Esperón se le atribuye el descubrimiento de cantantes como Jorge Negrete y Pedro Infante, en quienes confió los temas Serenata tapatía, Cuando quiere un mexicano, Traigo un amor, Amorcito Corazón, en su mayoría compuestos al lado del letrista Ernesto Contreras.

         La cinematografía nacional lo reconoce como el hombre que llevó la música vernácula a la pantalla grande y el que embelleció el estilo con sus conocimientos en música formal.

         En el ámbito de la música popular destacan más de 900 canciones que el compositor entregó a la cultura mexicana del siglo XX.

         Hacia 1966, en Jalisco se le nombró hijo adoptivo por sus composiciones para el filme Ay Jalisco, no te rajes (1965), del director Miguel Morayta.

         Después, en 1990, el Ayuntamiento de Guadalajara le entregó un diploma y una medalla de oro en agradecimiento por el conjunto de sus temas, en los que sobresale el nombre de la ciudad y del mariachi.

 

 

 

Comentarios