Desalojan alcaldía de Matamoros por amenaza de bomba

martes, 15 de febrero de 2011 · 01:00

MÉXICO, D.F., 15 de febrero (apro).- La presidencia municipal de Matamoros, Tamaulipas, fue evacuada esta mañana, luego de que el secretario del ayuntamiento, Israel de León Medina, recibió un telefonema que alertaba que una bomba sería detonada en ese lugar.
    El funcionario municipal recibió la llamada luego del atentado con granadas en la principal zona comercial de la entidad, que dejó un saldo de 12 heridos.
En un comunicado, la presidencia municipal de Matamoros informó que personal de Protección Civil Municipal y Bomberos coordinaron el desalojo del inmueble y coadyuvaron en la primera inspección del inmueble –ubicado en El Casco, a unos 800 metros de dos puentes internacionales–, donde más tarde arribaron elementos de Seguridad Pública Municipal, de la Procuraduría General de la República y de la Policía Federal.
De acuerdo con el texto, alrededor de las 11:10 horas, tanto el secretario del ayuntamiento, como el oficial mayor, Francisco Márquez Cárdenas, fueron notificados por las corporaciones responsables del operativo de inspección “que se trató de una falsa alarma, por lo que se procedió a ordenar al personal que retornara a sus actividades de manera normal”.
El gobierno municipal de Matamoros anunció, asimismo, que de manera inmediata se reforzarán las medidas de seguridad en su edificio sede, y reiteró que “en la atención de cualquier evento de esta naturaleza antepone la protección a la ciudadanía y a su personal como prioridad inmediata e indiscutible”.
En tanto, en el centro de Ciudad Victoria, Tamaulipas, esta madrugada aparecieron al menos tres narcomantas en las que "La Unidad Zeta" se deslinda de las 18 ejecuciones perpetradas ayer en Nuevo Padilla, y atribuye los hechos violentos al cártel del Golfo.
"Nos deslindamos de los actos de cobardía en contra del pueblo de Padilla los cuales fueron victimados por integrantes del Cartel (sic) del Golfo", decían las mantas, una de las cuales fue colocada en la calle 13 Hidalgo, a dos cuadras de Palacio de Gobierno; otra más apareció en el Estadio Marte R. Gómez, y una tercera fue colocada a la altura de la Torre de Cristal.
Según el grupo criminal, El Viento y El Cachetes, sujetos pertenecientes a la organización contraria, se sintieron derrotados y se desquitaron con la población civil.
El gobierno del estado confirmó que entre los muertos de ayer, en Nuevo Padilla, se encuentran 11 civiles y siete sicarios. De los primeros, cinco eran habitantes de ese municipio, cinco más que fueron alcanzados por las balas mientras viajaban en un vehículo particular, y una mujer que pereció cuando fue atacado un autobús de la línea Futura en el que viajaba.

Comentarios