Tiroteos entre bandas rivales reactivan narcobloqueos en Nuevo León

martes, 15 de febrero de 2011

MONTERREY, NL, 15 de febrero (apro).- Una balacera en Cadereyta entre bandas rivales derivó en ‘narcobloqueos’ en Guadalupe, Apodaca y Juárez, en donde hombres armados despojaron con violencia de sus vehículos a varios conductores para usarlos como barricadas.
Extraoficialmente se reportó a las 17:00 una balacera en el centro de Cadereyta, donde al parecer bandas rivales intercambiaron fuego con el saldo de varios lesionados.
Uno de los grupos huyó hacia el oriente, con dirección a Monterrey, por la carretera de cuota hacia Reynosa.
En los instantes de la confrontación, el ayuntamiento de Guadalupe informó que en esa localidad desconocidos despojaron de sus vehículos a los conductores que circulaban por la avenida Israel Cavazos en tres tramos: a la altura del bulevar Miguel de la Madrid, que conecta con la carretera de cuota; por la carretera Libre a Reynosa, y por Eloy Cavazos.
Posteriormente se reportaron bloqueos en Apodaca.
El secretario de Seguridad de ese municipio, José María Cantú Cantú, informó que hubo dos bloqueos en la avenida Miguel Alemán y Periférico, sobre el paso a desnivel y bajo éste.
En cada uno de los puntos, desconocidos despojaron de sus unidades a conductores de camiones de la ruta urbana 219 y los atravesaron en la vía.
El mismo funcionario dijo que en la carretera a Dulces Nombres, los agresores se apoderaron de un camión de la ruta 228 y una camioneta que colocaron en la vía para impedir el paso de las autoridades.
Los bloqueos permanecieron de las 17:09 hasta las 17:34, precisó el funcionario municipal, quien atestiguó la liberación de las vialidades.
En Juárez también hubo un ‘narcobloqueo’ en la carretera a Dulces Nombres, en el límite con Apodaca.
En otro incidente, esta mañana en Guadalupe, sicarios asesinaron en el interior de una camioneta a un hombre que se disponía a encenderla.
Cuando acudieron los policías municipales a la escena del crimen, llegó un comando y se llevó el cadáver sin que los uniformados lo impidieran.
Los hechos ocurrieron a las nueve de la mañana en el cruce de Santa Catalina y San Jorge en la colonia Riberas de la Purísima.
Vecinos señalaron que la víctima se había subido a su camioneta Blazer color dorado cuando hombres armados con fusiles se bajaron de un coche y lo asesinaron de varios disparos en la cabeza.
Minutos después llegaron los policías municipales y paramédicos. Pero cuando comenzaban a acordonar el área, fueron amenazados por otros pistoleros que les quitaron el cadáver del abatido y se lo llevaron con rumbo desconocido.