Intercede la CNDH en favor de familiares de activista asesinada en Juárez

jueves, 17 de febrero de 2011

MÉXICO, D.F., 17 de febrero (apro).- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) demandó a las autoridades del estado de Chihuahua, esclarecer las agresiones de las que han sido víctimas en los últimos días familiares de la activista Josefina Reyes Salazar, ejecutada en enero de 2010 en Ciudad Juárez.
El pasado martes 15, la casa de Sara Salazar, madre de la activista, fue quemada en el Valle de Juárez mientras protestaba frente a las oficinas de la Fiscalía estatal por la desaparición de dos de sus hijos y su nuera.
Malena y Elías Reyes Salazar, así como la esposa de éste, Luisa Ornelas, fueron levantados por un grupo armado el pasado lunes 7, y hasta ahora se desconoce su paradero.
Y por si fuera poco, en agosto del año pasado, siete meses después de la ejecución de Josefina Reyes Salazar, su hermano Rubén fue asesinado en el municipio de Guadalupe.
    Ante tal situación, personal de la CNDH viajó a Ciudad Juárez para brindar asistencia y orientación a la familia, y realizar las gestiones correspondientes ante las autoridades estatales.
La CNDH condenó las constantes agresiones que han recibido los parientes de Josefina Reyes Salazar y solicitó a las autoridades una indagatoria eficaz que permita dar con los responsables y sancionarlos.
El organismo que preside Raúl Plascencia advirtió que se mantendrá atento a la evolución de los hechos y en su momento emitirá la determinación que conforme a derecho corresponda.