Caravanas de la muerte dejan nueve ejecutados en Acapulco

viernes, 18 de febrero de 2011

CHILPANCINGO, Gro., 17 de febrero (apro).- La jornada violenta en Acapulco dejó este viernes al menos ocho hombres ejecutados y un decapitado con narcomensaje, así como una decena de autos quemados y rafagueados, y una casa incendiada.
El repunte de la violencia no sólo evidenció la ineficacia del Operativo Conjunto Acapulco, limitado al patrullaje de calles y el decomiso de autos con reporte de robo, sino que advierte que la guerra que mantienen grupos del narcotráfico por la disputa de la plaza es imparable: las “caravanas de la muerte” actúan en total impunidad y tienen sometida a la población porteña.
Una fuente de Seguridad que pidió el anonimato señaló que el origen de esta masacre se debió a que la noche del jueves 17, un grupo de sicarios se dirigió al poniente del puerto para “calentar” la zona, considerada bastión del denominado Cártel Independiente de Acapulco (Cida), que encabezan tres operadores locales identificados como El Melón, El Padrino y el jefe de sicarios El Coreano.
En este lugar se desataron varios enfrentamientos que no dejaron víctimas fatales y sólo se reportaron cinco autos incendiados en las colonias Mozimba, Hogar Moderno y la calzada Pie de la Cuesta, señalan los reportes de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal.
En respuesta, según la misma fuente, integrantes del Cida se trasladaron a la zona conurbada de este destino de playa, por el rumbo de acceso a Acapulco desde la Autopista del Sol.
Esta zona es controlada por dos operadores conocidos como El Cris y El Cremas, quienes anteriormente formaban parte del Cida y presuntamente ahora trabajan para Héctor Beltrán Leyva, El H, que supuestamente ha formado una alianza con células de Joaquín El Chapo Guzmán y La Familia michoacana.
En los últimos días, este grupo ha ejecutado a varias personas, a quienes dejan mensajes firmados como “La Barredora”, con el propósito de arrebatar la plaza a los exoperadores de Edgar Valdez Villarreal, La Barbie.
En este escenario se desató un enfrentamiento durante la madrugada de este viernes sobre el bulevar Vicente Guerrero, a la altura de las colonias Emiliano Zapata y Ciudad Renacimiento.
En este punto se vivió un verdadero el infierno: los transformadores de energía eléctrica fueron “reventados” a balazos y la zona quedó en penumbras, provocando caos y terror entre la ciudadanía que habita en este lugar, uno de los más transitados y con importante actividad comercial.
De acuerdo con los reportes oficiales, en esta franja urbana se reportó la ejecución de ocho hombres, en su mayoría jóvenes que quedaron al interior de unidades compactas de transporte público, así como una casa incendiada en la colonia Ciudad Renacimiento.
Sin embargo, testigos consultados por Apro señalan que al menos fueron 23 los muertos que quedaron esparcidos en la “zona de guerra”. Y destacaron que ninguna autoridad se hizo presente durante la refriega, incluso observaron que algunos de los cuerpos tendidos eran levantados por civiles armados que se los llevaron en autos y camionetas particulares.
En el transcurso de la mañana, las autoridades reportaron el hallazgo de una cabeza desollada en el fraccionamiento Magallanes, a una cuadra de la avenida costera Miguel Alemán, donde también dejaron un narcomensaje cuyo contenido no fue revelado.
La madrugada de terror que se vivió este viernes no puede considerarse como un hecho fortuito o extraordinario: el pasado fin de semana (12 y 13 de febrero), se registraron 12 ejecuciones en distintos puntos de este destino de playa y, justo un día antes de la violenta noche del jueves 17, fueron ejecutados tres hombres, uno de ellos decapitado y con narcomensaje en que se advertía:
“Esto les va a pasar a todos los alcones (sic) que no quieran entender, sigan asiendo caso a El Melon, El Coriano y Victor Aguirre y El Padrino. Att. La Barredora”.
También, durante la madrugada del jueves, dos policías federales resultaron lesionados durante un enfrentamiento con sicarios, indican informes de la SSP.
Esta misma noche, el gobierno estatal emitió un comunicado donde informa que durante el jueves 17 y el vienes 18 se registraron 12 acciones violentas que dejaron un saldo de diez personas asesinadas, entre ellas un decapitado y un cercenado, así como cinco autos quemados y cinco más abandonados con impactos de bala, aparte de una casa incendiada.
La postura oficial, la primera que se emite después de una jornada de violencia extrema en este destino de playa, señala que la confrontación que mantienen grupos del crimen organizado por el control territorial en cuanto a la venta y trasiego de drogas “no es exclusivo de Acapulco ni de Guerrero” y alega que aquélla “forma parte de una disputa territorial a nivel nacional”.
El gobierno recuerda que en enero se conformaron los grupos mixtos, donde participan las policías de los tres niveles de gobierno, soldados y marinos en las ciudades de Acapulco, Chilpancingo e Iguala, mediante la firma de un protocolo de seguridad con el propósito de ofrecer garantías de seguridad previo, durante y después del proceso electoral del 30 de enero, y considera que a pesar de la persistencia de las masacres, las acciones vinculadas al crimen organizado “han sido contrarrestadas”.

Comentarios