Exigen a Calderón frenar agresiones contra activistas en Juárez

viernes, 18 de febrero de 2011

México D.F., 18 de febrero (apro).- Amnistía Internacional (AI), el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (CDHM) y Justicia para Nuestras Hijas lamentaron las agresiones de que han sido objeto en los últimos 15 días diferentes activistas sociales en Ciudad Juárez, Chihuahua, y exigieron al presidente Felipe Calderón el esclarecimiento de los agresores en cada uno de los casos.

En comunicados por separado, la organizaciones humanitarias condenaron el secuestro de dos hermanos y la cuñada de Josefina Reyes, defensora asesinada en enero del año pasado, el incendio de la casa de Sara Salazar, madre de Josefina, y un siniestro más provocado en la vivienda de María Luisa García Andrade, presidenta de Nuestras Hijas de Regreso a Casa (NHRC).

Los últimos dos acontecimientos ocurrieron el martes 15 y el jueves 17 del mes en curso, cuando ambas defensoras se encontraban en el campamento que la familia Reyes Salazar tiene frente a la Subprocuraduría de Justicia de la Zona Norte para exigir la localización de Elías y Malena Reyes Salazar, así como de Luisa Ornelas, secuestrados por un comando armado el lunes 7 de febrero.

Amnistía Internacional manifestó a los  gobiernos federal y estatal su preocupación por la falta de medidas de seguridad para la Marisela Reyes y Sara Salazar, así como sus familiares presentes en la manifestación, por lo que exigió que se brinde seguridad a quienes realizan la protesta.

La organización internacional pidió a las autoridades investigar los atentados a las viviendas de Sara Salazar y María Luis García Andrade, “y que los responsables sean llevados ante la justicia”.

AI exigió además a las autoridades “que se hagan públicos los avances para esclarecer el paradero de Malena Reyes, Elías Reyes y Luis Ornelas” y que sean presentado si es que fueron detenidos por alguna autoridad.

Por su parte el CDHM y Justicia para Nuestras Hijas resaltaron que García Andrade  al igual que otras integrantes de la organización NHRC, cuenta con medidas cautelares emitidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos “debido a actos de amenaza y hostigamiento sufridos”.

Las organizaciones con sede en Chihuahua, alertaron que “existe un riesgo inminente a la integridad y vida” de la dirigente e integrantes de NHRC, agrupación que dedica a la búsqueda de jóvenes desaparecidas en Ciudad Juárez.

Resaltaron que el incendio de la casa de Malú García Andrade por hombres armados,  es el tercer atentado contra activistas de derechos humanos en los últimos quince días en Ciudad Juárez, por lo que exigieron el esclarecimiento de los hechos y “revisar y ampliar las medidas cautelares de Malú García y demás miembros de NHRC así como de sus familia”.

Comentarios