Narcobloqueos y granadazos sacuden Jalisco

miércoles, 2 de febrero de 2011

GUADALAJARA, Jal., 2 de febrero (apro).- Una jornada de narcobloqueos sacudió la zona metropolitana de Guadalajara y algunos puntos cercanos a la mancha urbana en Jalisco, en hechos ocurridos durante la noche de ayer martes.

En esas acciones se incluyó la  detonación de granadas de fragmentación, de bombas Molotov, quema de varios carros y camiones de carga, balaceras en diversos puntos del área metropolitana y una alerta generalizada que obligó a las autoridades estatales a decretar el denominado “Código Rojo”, entre las corporaciones policíacas.

Los responsables de los ataques fueron criminales presuntamente ligados al cártel de La Resistencia, según reconoció el secretario General de Gobierno, Fernando Guzmán Pérez Peláez. El funcionario consideró que los hechos eran una reacción, luego de la detención de dos miembros de ese cártel, de los que no mencionó sus nombres.

De acuerdo con el funcionario se dieron cerca de una docena de atentados, aunque aclaró que no hubo civiles muertos.

Las acciones iniciaron antes de las 21 horas con el estallido de una granada de fragmentación, en instalaciones de la Policía de Tonalá, ubicadas en la colonia Arroyo de en Medio, sobre la carretera libre a Zapotlanejo, en el lugar resultó lesionado un elemento de esa corporación.

Poco después, sobre la carretera Guadalajara-Chapala, a la altura del kilometro 9, se llevo a cabo un bloque a esa vialidad, con el uso de un tráiler; el conductor de esa unidad fue bajado por la fuerza por parte de hombres armados que rociaron de gasolina el vehículo y le pretendieron incendiarlo. Sin embargo el mismo chofer controló el incendio en cuanto los criminales huyeron de la zona. En el lugar, peritos del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses aseguraron 20 casquillos de rifles de asalto tipo AR 15 y de AK 47.

En periférico y Ocho de Julio, un tráiler y una grúa fueron incendiados, en un hecho reportado en el municipio de Tlaquepaque, según las autoridades ahí sólo se reportaron daños materiales y afectación a la vialidad.

Minutos más tarde, bajo una nueva de vialidad, en el denominado Puente Atirantado, sobre el cruce de la avenida Lázaro Cárdenas y Lorenzana, un camión de la ruta 646 fue incendiado por sujetos armados que abordaron la unidad y le exigieron a los pasajeros  bajar del vehículo, para posteriormente prenderle fuego.

En Avenida Colón y Ahuehuetes, en el sur de la zona metropolitana, otro grupo de criminales trató de bloquear la vía del Tren Ligero con el uso de un camión del transporte urbano. En el lugar el chofer de la unidad fue lesionado con arma de fuego por  negarse a cumplir el capricho de los agresores.

Por su parte, la policía de Zapopan confirmó el ataque a dos vehículo con una granada, ese atentado ocurrió en el cruce de Vallarta y avenida Central, en Ciudad Granja, cerca de una distribuidora de carros Nissan.

Sobre López Mateos y avenida Las Fuentes,  otro minibús de la ruta 625, estuvo a punto de ser quemado, pero el chofer logró controlar el fuego, después de que su camión fue rociado con gasolina. Cerca de esa zona, sobre la calle de Cancún y privada Caoba, las autoridades estatales localizaron una pistola calibre .9 milímetros, tirada sobre la cinta asfáltica.

Ante esa serie de hechos, hoy el gobernador de Jalisco, Emilio González Márquez decidió suspender un viaje a Campeche que tenía programado para promover los Juegos Panamericanos. El mandatario convocó en forma urgente a una reunión con el gabinete de Seguridad y a los alcaldes de los municipios conurbados. El encuentro se realizó bajo medidas de vigilancia extrema, en Casa Jalisco.

Después de todos esos hechos, un grupo de estudiantes de universidades privadas anunciaron la  realización de una manifestación en contra de la violencia que sacude a Guadalajara.

 

 

Comentarios