Senadores aprueban en lo general la Ley Migratoria

martes, 22 de febrero de 2011

MÉXICO, D.F., 22 de febrero (apro).- Con el voto en contra de los partidos de la Revolución Democrática (PRD) y del Trabajo (PT), el Senado aprobó en lo general la polémica Ley de Migración, con la que se pretende regular el paso de migrantes indocumentados por México.
La iniciativa sumó 84 votos a favor que provinieron de los partidos Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI) y Verde Ecologista de México (PVEM); los votos en contra fueron 15 y partieron de senadores del PRD y PT.
El dictamen establece la intención de garantizar la seguridad nacional y pública, además de velar por la integridad de los migrantes y la seguridad humana.
También prevé promover los principios de tolerancia y de no discriminación, para combatir el tráfico, la explotación de los migrantes y las redes criminales asociadas a la migración.
Sin embargo, durante la sesión, el senador petista Ricardo Monreal denunció que la reforma es igual de represiva que la cuestionada Ley SB1070, conocida como "Ley Arizona", que criminaliza a quien no porte documentos o transporte a un familiar indocumentado.
"Lo que nosotros cuestionamos del norte con la Ley Arizona, es lo mismo que vamos a aprobar para otorgar estas facultades indebidamente excesivas. Ahora vamos a proteger los intereses de Estados Unidos, porque en México se van a realizar las revisiones previas de los migrantes que pretenden ingresar a ese país", fustigó.
Según Monreal con la ley se otorgan facultades a la Policía Federal (PF), “para convertirse en la policía extraterritorial de Estados Unidos y detener a los migrantes que transitan por México”.
Conminó a los senadores a “no cometer un error” y conservar el carácter amigable y hospitalario que caracteriza a México. “No criminalicemos la migración", demandó.
Monreal, incluso, trató de posponer la discusión mediante una moción suspensiva y modificar el contenido de la nueva ley, que ha sido cuestionada por especialistas, legisladores y representantes de organizaciones no gubernamentales.
El lunes pasado, organizaciones de migrantes, académicos, empresarios y religiosos demandaron al Senado mediante una misiva detener la aprobación de la Ley de Migración y realizar consultas a los sectores afectados para construir consensos sobre el  fenómeno  migratorio.
En defensa del la nueva ley, el presidente de la Comisión de Población, Humberto Andrade Quezada, afirmó que la idea es despenalizar el trato que se le da al inmigrante indocumentado.
“Creemos que el fenómeno nos tiene rebasados y con un marco normativo que no está a la altura. Lo único que mueve a la Comisión es buscar la protección de los derechos de los migrantes", expresó el senador panista.
Pese a que la Ley fue aprobada en lo general, ante las advertencias de que el ordenamiento podría convertirse en una versión mexicana de la Ley SB1070, los senadores se reservaron casi 50 artículos que serán discutidos en la sesión del próximo jueves.

Lo relevante de la ley
La ley faculta a la Secretaría de Gobernación (Segob) a formular y dirigir la política migratoria del país, y se eleva a rango de ley al Instituto Nacional de Migración (INM), que se encargará de ejecutar dicha política.
La Policía Federal (PF), de acuerdo con la ley, coadyuvará en materia migratoria con el INM para vigilar la entrada y salida de personas al territorio nacional en cualquier forma o medio de transporte en que lo hagan.
Entre la facultades de la PF también está realizar visitas de verificación y revisiones migratorias en lugares distintos a los destinados al tránsito internacional de personas, y colaborar, cuando se le pida, en el resguardo de las instalaciones del INM y el traslado de extranjeros.
En cuanto a los derechos de los migrantes que pasan por México, independientemente de su situación migratoria, se garantiza la educación, el servicio médico urgente para preservar su vida, el registro civil y la impartición de justicia.