Ejecutados en Edomex eran escoltas de exgobernador de Guerrero

miércoles, 23 de febrero de 2011

CHILPANCINGO, Gro., 23 de febrero (apro).- Dos de los tres hombres que fueron ejecutados el lunes 21 en el Estado de México eran miembros activos de la Policía Ministerial de Guerrero y actualmente estaban adscritos a la guardia personal del exgobernador priista, René Juárez Cisneros.
Lo anterior fue revelado por un tercer escolta que logró sobrevivir, quien señaló ante autoridades ministeriales que durante la noche del domingo 20 fue levantado junto a sus dos compañeros cuando se encontraban en un bar del Estado de México.
El escolta del exgobernador René Juárez, cuyo nombre mantienen bajo reserva las autoridades, dijo que alcanzó a escapar y, en su huida, recibió un rozón de bala en la cabeza, lesión que no pone en riesgo su integridad, indica un informe que la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) envió a sus pares en Guerrero y al que tuvo acceso Apro.
De acuerdo con notas periodísticas difundidas ayer, se informó que el lunes pasado por la mañana  fueron localizados tres hombres ejecutados en el poblado de Villa Alpina, en la zona boscosa del kilómetro 25+500 de la carretera Naucalpan-Toluca, en el paraje conocido como La Glorieta, en los límites de los municipios de Naucalpan y Huixquilucan.
Las primeras versiones indican que peritos de la PGJEM determinaron que una de las víctimas fue identificada como Juan Arizmendi Flores, quien se desempeñaba como agente ministerial de Guerrero, así como otra persona, a la que señalaron simplemente como  madrina --informante de la policía--, y el tercero fue identificado como el profesor Héctor Moreno Hernández, originario del Estado de México.
Incluso, el procurador mexiquense Alfredo Castillo Cervantes declaró públicamente que tenían indicios de que los policías ministeriales habilitados como escoltas pudieron haber sido confundidos con integrantes del denominado Cártel Independiente de Acapulco (Cida), una escisión de la estructura de Edgar Valdez Villarreal que actualmente disputa la plaza de Acapulco con los remanentes del cártel de los Beltrán Leyva.
Al respecto, la declaración del policía sobreviviente señala que la persona que fue señalada como madrina en realidad se trata del agente ministerial Rafael Martínez Salmerón.
Dijo que los tres fueron asignados por el gobierno que encabeza Zeferino Torreblanca Galindo como escoltas de René Juárez, gobernador de Guerrero por el PRI durante el periodo 1999-2005, y actualmente resguardaban a familiares del exmandatario que habitan en una zona residencial de Huixquilucan, pero el domingo era su día libre y decidieron salir a divertirse en un bar de la zona, donde fueron levantados por un comando.
El testimonio del escolta asignado a René Juárez señala que se percató que en el momento en que eran sometidos, el grupo armado llevaba a otra persona a la que dijo no conocer, y se supone que se trata del profesor mexiquense que también fue ejecutado.
En abril pasado, durante el periodo de comparecencias de secretarios de despacho ante el Congreso local, el exencargado de despacho de la Procuraduría de Guerrero, Albertico Guinto Sierra, informó que de los cerca de 800 miembros que integran la Policía Ministerial, 500 de ellos se encuentran en activo realizando labores de campo, y del resto se desconocía su actividad o en dénde se encuentran asignados.
Actualmente, exgobernadores y exfuncionarios de la Procuraduría local tienen asignados como escoltas a decenas de policías ministeriales, entre ellos el exgobernador René Juárez, que tiene para su resguardo al menos diez policías ministeriales; el exprocurador Eduardo Murueta Urrutia tiene cerca de 15 policías habilitados como guardias personales, e incluso el gobernador electo, Ángel Aguirre Rivero, mantiene asignado como guardaespaldas al menos un policía ministerial desde 1999, cuando dejó el cargo como gobernador interino, según se desprende de documentos oficiales consultados por Apro.