Judicatura responsabiliza a la PGR por liberación de El Piolín

jueves, 24 de febrero de 2011 · 01:00

MÉXICO, D.F., 24 de febrero (apro).- La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) puso hoy a disposición de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (Siedo) a Julián Zapata Espinoza, el presunto responsable de la muerte del agente aduanal estadunidense, Jaime Zapata.

    Hasta el cierre de esta edición, el detenido rendía su declaración sobre el crimen cometido el pasado martes 15 en la carretera federal de San Luis Potosí.

En la averiguación previa PGR/SLP/SLP-V/104-D/2011, el presunto integrante de Los Zetas está acusado de los presuntos delitos de homicidio, homicidio en grado de tentativa, lesiones y delincuencia organizada.

El Piolín ya había sido detenido por el Ejército mexicano el 12 de diciembre de 2009, en un operativo realizado por elementos del Ejército en Privada Diamante del fraccionamiento Los Olivos, en Ríoverde.

Tras su captura, fue puesto a disposición de la Procuraduría General de la República (PGR), que lo consignó ante un juez federal de San Luis Potosí. Sin embargo, la PGR no acreditó los cargos contra el inculpado, aclaró este jueves el Consejo de la Judicatura Federal (CJF).

En el comunicado difundido entonces por la Secretaría de la Defensa Nacional, y reproducido en varios medios locales el 12 de diciembre de 2009, se consignaba que Zapata Espinoza había sido presentado en el Cuartel del 34º Batallón de Infantería y posteriormente entregado a la PGR, junto con sus seis de sus cómplices, cinco hombres y una mujer.

En esa ocasión, los militares les aseguraron armas largas, seis vehículos, más de 600 cartuchos y uniformes con insignias de la Policía Federal Preventiva.

Los diarios potosinos difundieron las fotografías de la presentación de los detenidos, entre quienes figuraba, además de Zapata Espinoza, Julio César Rodríguez Martínez, Edgar Cedillo Martínez, Orlando Ramos Arreola, Juan Carlos García López, Edgar Saúl Pérez Carreón y Nancy Hiracheta Alfaro.

Los inculpados no permanecieron mucho tiempo detenidos porque, de acuerdo con el Consejo de la Judicatura Federal, la PGR no pudo probar la comisión de los delitos de delincuencia organizada ni de contrabando contra Julián Zapata, por lo que éste sólo fue procesado por los delitos de posesión de cartuchos, insignias falsas, importación de armas de uso exclusivo de las fuerzas armadas, que al final permitieron que el 9 marzo de 2010 se le concediera la libertad bajo fianza.

Comentarios