Narco abatido en Chihuahua estaba en lista de los más buscados por la PGR

jueves, 24 de febrero de 2011

CHIHUAHUA, Chih., 24 de febrero (apro).- El pasado martes 22, elementos de la Policía Federal (PF) dieron muerte en el periférico de La Juventud, una de las avenidas mas transitadas de esta ciudad, a una persona que inicialmente fue identificada con el nombre de Samuel Hernández Mendoza.

Al día siguiente, familiares de la víctima se presentaron en la Fiscalía General para identificar el cadáver y resultó que su nombre real era Luis Humberto Peralta Hernández Cóndor 2.

El sujeto no era cualquier delincuente común, la Procuraduría General de la República (PGR) lo tenía en la lista de los criminales más buscados y ofrecía por su cabeza cinco millones de pesos.

De acuerdo con la información que proporcionó en su momento la PGR,  Cóndor 2 perteneció a la entonces Procuraduría General de Justicia de Chihuahua. Estuvo adscrito en Camargo y Aldama. Ingresó a la entonces PGJ en el año 2000 y renunció en marzo de 2009, cuando ostentaba el cargo de comandante. Actualmente era miembro del cártel de Juárez.

La PGR le atribuye casi un centenar de ejecuciones.

Peralta Hernández murió durante un tiroteo contra agentes federales, quienes perseguían a la víctima y a otros tres hombres en el Periférico de la Juventud, una de las principales arterias de la capital del estado.

El hombre pereció a bordo de un automóvil de reciente modelo, donde fue alcanzado por una de las balas y dentro del coche se localizó una pistola calibre .38, que se aseguró en la escena del crimen.

Las personas que acompañaban a Peralta Hernández fueron detenidas y de manera extraoficial circula la versión de que pudieran ser presentados junto a otro grupo de detenidos en las instalaciones de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) en la Ciudad de México.

En su historial, Peralta Hernández fue detenido por la SIEDO en septiembre de 2008, al igual que otros cinco policías ministeriales más, al relacionarlos con una serie de ejecuciones ocurridas en la entidad; sin embargo, fue encontrado inocente de dichos cargos, así como de delincuencia organizada y dejado en libertad.

Uno de los motivos por lo que fue relacionado en dichos crímenes fue que en febrero de 2008, una granja fue “reventada” por el Ejército en las calles 87 y 25 de la colonia Aeropuerto, donde decomisaron droga, vehículos blindados, documentos de la AEI, una pistola y tres fusiles de asalto.

El director de Servicios Periciales, Pedro Aragonés Sandoval, fue el encargado de realizar un trabajo científico-investigativo de las armas decomisadas y determinó el negro historial de los cuatro fusiles que participaron en por lo menos 96 narcoejecuciones cometidas entre el 30 de enero de 2002 y el 7 de febrero de 2008.

Como había la presunción que los rifles pertenecieran a Policías Ministeriales, la entonces subprocuradora María del Pilar Pérez de la Fuente fue la encargada de buscar en los registros oficiales si uno de los tres era propiedad de la Procuraduría Estatal y agregó a la carpeta de investigación CAI-285/2008 que el arma larga con matrícula 83-0005489 estaba registrada en la licencia colectiva de armas 192, ésta fue expedida en favor de la PGJE y asignada al agente A de la Policía Ministerial, Luis Humberto Peralta Hernández. Fue así como la SIEDO inició la búsqueda del ex comandante y cinco compañeros más.

A los pocos días Aragonés fue asesinado por un comando armado en el llamado “crucero de la muerte” en esta ciudad, (mismo sitio donde también falleciera a tiros Peralta Hernández), y después la subprocuradora María del Pilar Pérez de la Fuente tuvo que renunciar a su cargo, y un año y medio después murió por causas naturales.

Gracias a las investigaciones de Aragonés y Pérez de la Fuente, la SIEDO logró detener al ex comandante Luis Humberto Peralta Hernández, pero a los pocos días fue dejado en libertad por no poderlo vincular a las ejecuciones ni al crimen organizado.

Comentarios