Vinculan al narco a funcionarios y exfuncionarios mexiquenses

lunes, 28 de febrero de 2011

MÉXICO, D.F., 28 de febrero (apro).- Elementos de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) capturaron hoy al exedil de Tlalmanalco, Raúl Fernando Sánchez Reyes, por su probable relación con el cártel de La Familia Michoacana.

Además fueron detenidos los subdirectores de las policías municipales de Tlalmanalco y Amecameca, Víctor Pérez Ortiales y José Guadalupe Oviedo Ramírez, respectivamente.

De acuerdo con las autoridades mexiquenses, los tres detenidos formaban parte de una célula dedicada al secuestro de empresarios, comerciantes y transportistas, y operaba en la región de Los Volcanes, que incluye los municipios de Tlalmanalco, Amecameca, Ozumba y Atlautla, entre otros.

A decir de la procuraduría mexiquense, en dicho grupos se encuentran involucrados también funcionarios y exautoridades municipales, estatales y federales.

La detención de Sánchez Reyes, quien milita en el PRD, está relacionada con la captura de Rodolfo Aboytes López, El Grande, y cinco personas más, el pasado sábado 26 durante un operativo de la Agencia de Seguridad Estatal (ASE).

Antes de adentrarse en el mundo del crimen, El Grande fungió como director de Comunicación durante la gestión de Sánchez Reyes, de 2006 a 2009.

Por la tarde, el titular de la PGJEM, Alfredo Castillo, reveló que en la casa de seguridad que tenía a su disposición El Grande, en el municipio de Tlalmanalco, hallaron cuatro cadáveres y que están en busca de otro más.

El funcionario comentó también que personal a su cargo busca 10 cuerpos más en otro sitio del que no dio mayores señas.

En conferencia de prensa, Castillo dijo que hay nueve averiguaciones previas abiertas por homicidio contra El grande.

"Se localizaron cuatro (cadáveres), falta un quinto, ellos señalan que son cinco en ese punto, hay otras nueve averiguaciones previas que, derivado de los mensajes que estas personas dejaron, ya pudieron ser ubicados con nombre y apellido", indicó.

"Posteriormente se está hablando de otro lugar, en ese otro lugar dicen que han enterrado 10 cuerpos, de esta manera tendríamos 23 casos aproximadamente, más los que se sigan acumulando".

El funcionario detalló que, de acuerdo con sus primeras declaraciones, Aboytes dijo haber participado, junto con otros cinco sujetos, en 60 ejecuciones y contar con protección policiaca.

"Hubo gente que fue enterrada y que en su momento ni siquiera se inició la averiguación previa respectiva, jamás existió denuncia, pensaríamos de gente originaria de otras entidades federativas", señaló Castillo.

Comentarios