Exige Amnistía ubicar a parientes de activista muerta en Juárez

martes, 8 de febrero de 2011

MÉXICO, DF, 8 de febrero (apro).- Amnistía Internacional (AI) demandó al gobierno de Felipe Calderón y al mandatario de Chihuahua, César Duarte, tomar las “medidas inmediatas” para dar con el paradero de familiares de la activista Josefina Reyes, asesinada el 3 de enero del 2010.
    En un comunicado, AI informó que el lunes 7 los hermanos Malena y Elías Reyes, y la esposa de éste, Luisa Ornelas, “fueron secuestrados en el municipio de Guadalupe, distrito de Los Bravos, en el Valle de Juárez, al este de Ciudad Juárez”.
    La organización con sede en Londres planteó a la autoridades mexicanas que si los familiares de la activista fueron detenidos por alguna corporación policiaca, se den a conocer “los cargos por los que se les acusa; o de lo contrario deben ser puestos inmediatamente en libertad”.
    Asimismo, demandó el esclarecimiento del homicidio de Josefina, y el de su hermano, Rubén Reyes, asesinado el 18 de agosto de 2010 en el Valle de Juárez, muertes no esclarecidas hasta ahora.
    Se detalla que los tres parientes de la activista viajaban en una camioneta en compañía de la madre de los hermanos Reyes, Sara Salazar, así como de la hija pequeña de Josefina.
    Los familiares de Josefina Reyes fueron interceptados por hombres armadas quienes obligaron a Sara y a la hija de Josefina a bajar del vehículo, llevándose a Elías, Malena y Luisa.
    Amnistía recordó que, desde 2008, Josefina Reyes se distinguió por participar activamente en manifestaciones “contra la violencia del crimen organizado en la región, así como por las violaciones a derechos humanos cometidas por el Ejército”.
    La organización internacional destacó que, en agosto de 2009, Josefina participó en el Foro contra la Militarización y la Represión en Ciudad Juárez “para protestar por las crecientes violaciones a derechos humanos en el combate al narcotráfico”.
    Este martes, militantes de organizaciones sociales y estudiantiles se manifestaron fuera de las instalaciones de la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR) para exigir que se esclarezca la desaparición de los dos hermanos de Josefina Reyes y su cuñada.
    En tanto, la representación en Chihuahua del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), agrupación que encabeza Andrés Manuel López Obrador, difundió una carta firmada por Marisela Reyes el 26 de enero pasado, en la que detalla el acoso y el hostigamiento que ha sufrido su familia después del asesinato de Josefina, su hermana.
    Trabajadora del Colegio de Bachilleres, Marisela dirige la misiva al secretario de Educación estatal, Jorge M. Quintana Silveyra, y al director general del Colegio, José Luis García Rodríguez, a los que les pide ser reubicada de plantel y poder percibir un sueldo seguro, toda vez que la respuesta que dieron las autoridades educativas al hostigamiento fue darle seis meses de licencia sin goce de sueldo ni prestaciones sociales.
    Marisela explica que después del asesinato del hijo de Josefina, Julio César Reyes, en 2009, y los homicidios de la defensora y su hermano Rubén, “el hostigamiento hacia toda la familia no sólo ha persistido, sino que ha aumentado en frecuencia e intensidad”.
    Apunta que en los primeros días del año “la vivienda de mi hermana Ruth Reyes Salazar fue incendiada. Nada de esto ha sido objeto de investigación y continúa en total impunidad. Así, es para la familia Reyes Salazar imposible seguir viviendo en Guadalupe”.

Comentarios