La Reina del Pacífico se niega a declarar; exige presencia de la CDHDF y de su abogado

martes, 8 de febrero de 2011

MÉXICO, D.F., 8 de febrero (apro).- Sandra Ávila Beltrán, La Reina del Pacífico, se negó a declarar este martes sin la presencia de un abogado y personal de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF).
    Una semana después de que se conoció que personal del área médica del Centro Femenil de Readaptación Social, Santa Martha Acatitla, solicitó a la encargada del reclusorio el ingreso de un médico externo que aplicaría "una vacuna" a Sandra Ávila, el procurador capitalino, Miguel Ángel Mancera, señaló que en los próximos días se hará un nuevo intento para tomarle declaración a La Reina del Pacífico.
    En dos semanas, aproximadamente, se tendrán novedades sobre este caso y se confirmarán las primeras consignaciones, afirmó el funcionario local.
    Asimismo, corroboró los señalamientos que apuntan a que Beltrán Ávila, detenida el 28 de septiembre de 2007 en la Ciudad de México, recibió un tratamiento estético en el penal femenil de Santa Martha Acatitla, al parecer el 10 de enero pasado.
De acuerdo con Mancera, de las diligencias practicadas se obtuvo ya la confirmación de la denuncia presentada inicialmente en la Fiscalía para Servidores Públicos por este caso.
“Lo que tenemos corroborado, que es algo muy importante, es el dicho de la secretaria del área médica (respecto del tratamiento), y ahora vamos a proceder a tomar el resto de las declaraciones”, explicó.
Y reiteró que se actuará contra quien resulte responsable por este hecho, aunque hasta el momento el único delito que puede configurarse es el de ejercicio ilegal del servicio público contra aquellos funcionarios que hayan permitido el acceso de un médico externo para que atendiera a la interna.
La semana pasada, luego de conocerse la “operación Botox”, la Subsecretaría del Sistema Penitenciario aclaró que el ingreso del doctor externo “fue autorizado por la responsable del área médica, violando todos los procedimientos. Su objetivo era realizar una intervención terapéutica no autorizada para los internos”.
Según la dependencia, por esos hechos fue cesada la directora del Centro Femenil de Readaptación Social Santa Martha Acatitla, Leticia Morales Cartagena, así como los responsables del área médica.