Presiones políticas en el despido de Aristegui, considera Reporteros sin Frontera

martes, 8 de febrero de 2011

MÉXICO, D.F., 8 de febrero (apro).- La organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) cuestionó que dos días después de que la periodista Carmen Aristegui pidiera a la Presidencia aclarar el supuesto alcoholismo de Felipe Calderón haya sido despedida por MVS.

RSF consideró que la falta de explicaciones claras “acreditaría la hipótesis que sugiere que esto se debe a presiones pllíticas –incluso censura—contra la periodista”.

La organización destaca en un análisis difundido en su portal electrónico que Aristegui es una “figura crítica del periodismo mexicano” que acostumbra a cuestionar los círculos del poder.

"Frente a la polémica desencadenada por este despido que consideramos dudoso, consideramos que Carmen Aristegui no es culpable del ‘rumor’ (como alegó la radiodifusora). Al contrario, la periodista reaccionó profesionalmente y quiso proporcionar a la presidencia el derecho de réplica. ¿De qué debía disculparse? Si un rumor es condenable por naturaleza, no puede quedarse sin eco cuando implica a una personalidad pública de primer plano.

“El rumor debe convertirse en información o desaparecer tras un justo examen de los hechos o un debate digno de ese nombre. La censura no hace sino amplificarlo. Si se comprueba que esta decisión obedece a presiones políticas directas o indirectas, el despido de Carmen Aristegui constituye un revés grave a la libertad de expresión”, advierte.

Paralelamente, por segundo día consecutivo, un centenar de personas realizó una protesta de más de tres horas frente a las instalaciones de MVS Radio, en Mariano Escobedo, en repudio por el despido de Aristegui.

Mientras, el Frente Nacional de Periodistas por la Libertad de Expresión, de la Resistencia Creativa y del Sindicato Mexicano de Electricistas exigieron poner fin la censura contra periodistas, y demandaron la renuncia del presidente Calderón.

Algunas pancartas que llevaban los manifestantes decían: “Ética sí, etílica no”, “Carmen sí, Calderón no”.

Comentarios