Atribuyen a Yair, jefe del cártel del Golfo en Monterrey, 21 homicidios

miércoles, 9 de febrero de 2011

MONTERREY, N.L., 9 de febrero (apro).- Yair Pérez López, El Chicano,  presunto líder del cártel del Golfo en Monterrey, detenido el pasado 3 de febrero en Guadalupe, Nuevo León, es responsable de por lo menos 21 homicidios, informó esta mañana el gobierno del estado.
Jorge Domene Zambrano, vocero de seguridad del estado, dijo en conferencia de prensa que El Chicano, está involucrado en los ataque contra varios oficiales de tránsito y policías, perpetrados en días pasados en la entidad.
También es responsable de siete ataques contra sedes policíacas, entre las que figuran dos el 11 de enero, con granadas, contra la estación de Seguridad Pública Norte, en la colonia san Bernabé, de Monterrey, así como otros atentados registrados desde octubre del año pasado.
Pérez López fue trasladado a las oficinas de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), en la Ciudad de México, donde presenta su declaración.
El Chicano fue detenido el pasado jueves 3 junto con 14 personas en una casa de seguridad en Guadalupe.
Durante las investigaciones, la Procuraduría del estado determinó que Yair Pérez López tenía una relación sentimental con Gabriela Elizabeth Muñiz Tamez, La Pelirroja, quien fue colgada de un puente, en Monterrey, el 31 de diciembre. En la espalda y el pecho de su cuerpo semidesnudo tenía pintadas en color negro la palabra Yair.
La mujer esperaba sentencia por haber participado en varios secuestros en el 2009, pero fue “rescatada por un comando el 28 de diciembre del año pasado, cuando era trasladada al Hospital General para que recibiera atención médica por una supuesta dolencia.
El martes, Domene informó que el detenido estaba relacionado con el crimen de La Pelirroja.

Los ataques
El Gobierno de Nuevo León hizo una relación de algunos de los ataques recientes de alto impacto en los que está involucrado El Chicano.
Entre otros, se le vincula con los ataques al penal del Topo Chico y a su personal.
Fue responsable de la muerte de la celadora Janeth Esmeralda Hinojosa Santiago, encontrada mutilada el 27 de enero en el estacionamiento de una tienda en avenida Aztlán, en la colonia Residencial Aztlán, en Monterrey.
También participó en el secuestro y descuartizamiento del supervisor de Seguridad, Francisco Martínez Ramírez, encontrado en una caja el 5 de febrero.
Hizo estallar granadas en el centro penitenciario los días 17 y 24 de enero. Atacó cerca del penal al custodio Rodolfo Carrizales, quien quedó herido el 26 de enero.
El 27 arrojó una granada al punto de revisión policíaca en Revolución y Chapultepec, de Monterrey, y efectuó otro ataque en un puesto de revisión similar en Garza Sada, el 31 de enero.
Perpetró otra agresión con granada el 1 de febrero contra el puesto de observación de policías regios en la colonia Contry. Al día siguiente baleó una camioneta con celadores en el penal del Topo Chico, e hirió a tres.
También mató, en enero, a tres agentes de Tránsito de Apodaca, uno de Monterrey y a dos policías municipales de Guadalupe y uno de Santiago.

Comentarios