Galván pide lealtad a autoridades y civiles para no involucrarse con el narco

miércoles, 9 de febrero de 2011

MÉXICO, D.F., 9 de febrero (apro).- El secretario de la Defensa Nacional, general Guillermo Galván Galván, pidió lealtad a los civiles, sobre todo a las autoridades, para no involucrarse con el narcotráfico.
La lealtad no se limita a las Fuerzas Armadas, dijo Galván en el XCVIII aniversario de la Marcha de la Lealtad, que fue más allá del acto oficial cuando el presidente Felipe Calderón montó una yegua para emular a Francisco I. Madero.
El 9 de febrero de 1913, el entonces presidente salió del Colegio Militar –instalado en ese tiempo en el Castillo de Chapultepec– hacia el Palacio Nacional, escoltado por cadetes que le expresaron su lealtad frente al golpismo de Victoriano Huerta.
“A México todos, todos lealtad”, dijo el general secretario al final de su discurso pronunciado en el Castillo de Chapultepec, ante los representantes de los tres poderes del Estado, jefes militares, cadetes y agregados militares acreditados en México.
“¿Qué lealtad posee una autoridad cuando por conveniencia, apatía, omisión o tolerancia apoya y encubre el cáncer delincuencial?”, preguntó Galván en su intervención.
La lealtad, insistió, corresponde a todos: “Ninguna persona, familia o comunidad que se precie realmente de serlo puede considerarse sin este bastión axiológico”.
Sobre los delincuentes, dijo: “Quienes viven equívocos en el mundo de la ilegalidad, cualquiera de las formas en que ésta se presente, son entes con marcada deslealtad. No se puede ser ciudadano, esposo, padre o hijo leal a la familia si se cruza la puerta del hogar para envenenar a sus semejantes con drogas, para privarlos de su libertad o para asesinarlos”.
Tampoco hay lealtad, agregó, cuando se copta a familiares, amigos o a personas ingenuas y se les encausa al margen de la ley.
La lealtad es de todos y para con todos, civiles y militares, dijo el general secretario, para quien “un soldado es leal o no es soldado” y “es leal porque respeta las leyes que protestó cumplir y hacer cumplir”.
Además, un soldado leal “no da lugar a intereses perturbadores”, señaló el jefe del Ejército, de donde desertó un grupo de militares de elite para crear, a mediados de los años noventa, lo que ahora se conoce como el cártel de Los Zetas.
En la ceremonia, Calderón entregó reconocimientos a familiares de militares muertos en la “guerra” contra el narcotráfico, en la que involucró a las Fuerzas Armadas cuando asumió la presidencia de la República.
Además de Calderón, en la ceremonia estuvieron el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ministro Juan Silva Meza; el presidente del Senado, Manlio Fabio Beltrones, y el vicepresidente de la Cámara de Diputados, Francisco Javier Salazar Sáenz, exsecretario de Trabajo del gobierno de Vicente Fox, así como el secretario de la Marina, almirante Mariano Francisco Saynez Mendoza.

Comentarios