Carlos Pascual y su recetario para combatir al narco

martes, 15 de marzo de 2011

MÉXICO, D.F., 15 de marzo (apro).- A pesar de que la difusión de los cables de Wikileaks en relación con la participación del Ejército mexicano en la guerra contra el narcotráfico lo dejó mal parado con el gobierno del presidente Felipe Calderón, el embajador de Estados Unidos en México, Carlos Pascual, volvió a tocar el tema durante la 10 Convención de la Cámara Americana de Comercio (Am-Cham).
     Ante los empresarios de su país, el diplomático estadunidense dio a conocer datos de una encuesta en materia de seguridad realizada por el despacho Ulises Beltrán y Asociados, en la que 73% de los encuestados piensa que el gobierno de México debe continuar confrontando directamente a las organizaciones narcotraficantes.
Sin embargo, destacó que sólo 21% de los entrevistados consideró que la estrategia instrumentada por el gobierno federal ha sido exitosa.
"Su frustración es comprensible. Lograr el imperio de la ley no es un reto a corto plazo, pero los que se ven afectados exigen resultados ahora. Quieren saber por qué la violencia ocurre y cómo salir de esta situación", dijo Pascual.
Asimismo, subrayó que si el crimen organizado se puede combatir en ciudades como Nueva York y Los Ángeles, o en regiones como Sicilia, en México también es posible.
Pascual también recomendó al gobierno de México privilegiar información sobre los criminales y sus organizaciones, de tal modo que sus operaciones resulten efectivas y así "lograr el imperio de la ley".
La solución, añadió, pasa por incrementar las labores de inteligencia y un marco legal fuerte para procesar a los delincuentes.
"Debemos ser capaces de poner a los criminales tras las rejas y mantenerlos ahí para lograr el éxito", sostuvo.
Luego de destacar la necesidad de invertir en policías comunitarios, el diplomático estadunidense sostuvo, además, que la falta de educación y la pobreza dan como resultado "una fuente de reclutas para organizaciones transnacionales del crimen que crece rápidamente".
En alusión a la polémica desatada en días pasados por las declaraciones del presidente Felipe Calderón en Washington, en el sentido de que las críticas de Pascual al desempeño del Ejército mexicano habían dañado la relación entre ambos países, el diplomático dijo que "la relación entre Estados Unidos y México no se mide sólo por la camaradería entre dos presidentes".
El pasado miércoles 2, durante su visita a Washington, el presidente Felipe Calderón aseguró a editores y reporteros de The Washington Post que la publicación de cables de Wikileaks, en los que el Departamento de Estado critica la lucha contra las drogas, causaron “severos daños” a la relación con Estados Unidos, y sugirió que la tensión llegó a tal grado que él no podría trabajar más con el embajador estadunidense.
Incluso insinuó que el futuro de Carlos Pascual como embajador en México dependería de su encuentro con el presidente Barack Obama.
Cuando los periodistas le preguntaron si acaso le había perdido la confianza al embajador Pascual, Calderón manifestó que “la confianza es difícil de construir y fácil de perder”.
El Ejecutivo federal enfatizó sobre el cable diplomático en el que el embajador señala que los elementos del Ejército mexicano son lentos, mal preparados y tienen aversión al riesgo.
"Es difícil cuando ves el coraje del Ejército. Por ejemplo, ellos han perdido probablemente 300 soldados... y de pronto alguien en la embajada americana dice que no son lo suficientemente valientes", dijo Calderón.

Comentarios