EU planeó y alentó repliegue del Ejército en Juárez, revela WikiLeaks

martes, 15 de marzo de 2011 · 01:00

MÉXICO, DF, 15 de marzo (apro).- El gobierno de Estados Unidos presionó al de México para que sacara al Ejército de Ciudad Juárez, Chihuahua, y, lejos de frenar la violencia, la duplicó, revela un cable de WikiLeaks.
    Este cable, el 09MEXICO3468 forma parte de los comunicados entregados por Wilkileaks a La Jornada que, junto con  cuatro cables más, son analizados por el diario en su edición de este martes 15.
    El 09MEXICO3468 señala que el plan para replegar al Ejército en Juárez fue diseñado y planeado por insistencia de Estados Unidos y “en estrecha colaboración” con grupos binacionales que operan en las dependencias de gobierno mexicanas relacionadas con la seguridad.
    Según el documento, la embajada estadunidense en México tuvo conocimiento desde el 10 de diciembre de 2009 que el presidente Felipe Calderón aprobaría el plan, antes incluso que el gobernador y el alcalde de Chihuahua, José Reyes Baeza y José Reyes Ferriz.     
    El embajador Carlos Pascual sabía desde entonces que los mil 800 elementos de la PF que serían enviados a la ciudad fronteriza eran los mismos que habían participado en la toma de instalaciones de Luz y Fuerza del Centro, en octubre de 2008.
    El conteo de víctimas desde que se puso en marcha este plan refleja su ineficacia: mil 332 asesinatos relacionados con la delincuencia organizada en 2008, el doble en 2009 y 2 mil 378 en 2010.
    El 9 de marzo anterior, la propia secretaria de Seguridad Interna de Estados Unidos, Janet Napolitano, admitió ante senadores de ese país que la estrategia anticrimen en la zona fronteriza “no va en la dirección correcta”.
    El ex cónsul general en Ciudad Juárez, Raymond Mac Grath, relató mediante el 09CIUDADJUAREZ22, fechado el 23 de enero de 2009, que la policía estatal de Chihuahua y el sistema judicial tienen muy poco impacto en la incidencia de la criminalidad y que, en el Operativo Conjunto, los militares “muy rara vez se meten con los cárteles o las pandillas”.
Esas consideraciones orillaron a cambiar la estrategia para darle el mando a la Secretaría de Seguridad Pública federal (SSP),  a cargo de Genaro García Luna, en la lucha contra los cárteles de la droga en la zona fronteriza. Hacia finales de enero de 2010 empezó a mencionarse extraoficialmente la posibilidad de una transferencia de mandos.
El 5 de enero de ese año, el presidente Felipe Calderón dio luz verde a la estrategia en una reunión de gabinete y Pascual lo supo de inmediato. Se lo confirmaron Guillermo Valdés, director del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), y el secretario de la Marina, almirante Mariano Saynez Mendoza.
En el cable 10MEXICO41, el diplomático comenta: “El siguiente paso es que el secretario de Gobernación (entonces Fernando Gómez Mont) le notifique al gobernador de Chihuahua que el presidente aprobó los cambios (…) la Policía Federal ya envió a Juárez un equipo para hacer los arreglos necesarios. El mensaje de Gómez Mont será que Calderón ha dado la orden para que todos procedan”.
Pascual informó de la decisión a Washington el 25 de enero de 2010, pero fue hasta el 1 de abril que la SSP desplegó 4 mil 500 efectivos en Ciudad Juárez y replegó al Ejército a otros municipios de Chihuahua.
Durante los meses anteriores a la transferencia de mandos, la embajada de México envió a Washington diversos cables que hacían duras críticas de la “incapacidad” de los militares mexicanos para obtener resultados en el combate al narcotráfico y la delincuencia organizada.
Calderón no había informado oficialmente sobre el cambio de mandos en Juárez cuando ocurrió la masacre de Salvárcar, donde un comando de sicarios asesinó a 16 jóvenes durante una fiesta el 31 de enero de 2010.
De acuerdo con el cable 10MEXICO518, ante la “enfurecida reacción de la sociedad”, Calderón Hinojosa “precipitó” el anuncio de la nueva estrategia en Juárez que “el gobierno desarrolló en forma conjunta con Estados Unidos”.
Pascual reportó a Washington que el golpe de timón se hizo “de acuerdo con los requerimientos que identificamos durante nuestra última visita a la ciudad y con el compromiso bilateral en curso desde hace meses”.
Sin embargo, el primer mes de 2010 cerró con 240 homicidios relacionados con el crimen organizado y el año con  2 mil 738 ejecuciones.

Comentarios