Aparecen ocho jóvenes ejecutados en Zacatecas

viernes, 18 de marzo de 2011

ZACATECAS, Zac., 18 de marzo (apro).- Los cuerpos de ocho jóvenes de entre 14 y 18 años fueron encontrados con huellas de tortura –dos de ellos decapitados- en la comunidad de Villa Insurgentes del municipio de Sombrerete, al oeste del estado, en los límites con Durango.

            El gobierno del estado dio a conocer que podría tratarse de un grupo de jóvenes que fueron levantados de varias comunidades del vecino municipio duranguense de Poana, los cuales habrían sido asesinados en aquella entidad y posteriormente trasladados a territorio zacatecano.

            La Fiscalía General de Durango informó al gobierno de Zacatecas que desde el lunes 14 se reportó como desaparecidos a seis jóvenes de tres localidades de Poana: dos de Villa Unión; dos de Veracruz y dos de Los Ochoa.

            Los cuerpos fueron hallados muy temprano junto a la entrada del Panteón de Villa Insurgentes, a unos cien metros de la frontera entre Zacatecas y Durango.

Apenas el lunes, en ese mismo sitio fueron encontrados otros dos cuerpos masculinos con numerosas señales de tortura, amarrados y semidesnudos. Uno de ellos tenía una Z marcada en el pecho.

Posteriormente se les identificó como dos adolescentes de 14 y 17 años que habían sido reportados como desaparecidos en Poana el sábado 12 por sus familiares, según datos de la Fiscalía General de Durango.

Es decir, diez ejecutados de ese municipio en menos de una semana cuyos cuerpos son abandonados en el estado vecino.

            Mario Caballero, vocero del gobierno estatal, dijo a apro que la principal línea de investigación apunta a un mismo grupo delictivo como responsable de estos homicidios, pues el modus operandi fue exactamente igual en ambos casos.

            Las víctimas no presentan huellas de disparos con arma de fuego, sino que fueron torturados hasta que se les causó la muerte, de acuerdo con los primeros reportes periciales de la Procuraduría de Justicia. Algunos se encontraron amarrados, y todos amontonados entre cobijas, ropa y otros objetos.

            Junto a los cuerpos fue encontrada una bolsa con un kilo de marihuana.