Sacerdotes, víctimas de la delincuencia en Veracruz

viernes, 18 de marzo de 2011

JALAPA, Ver., 18 de marzo (apro).- El obispo de Veracruz, Luis Felipe Gallardo Martín del Campo, hizo un “llamado de paz” para frenar la violencia en la entidad, y demandó a los gobiernos federal y estatal que garanticen la seguridad de la ciudadanía.
    “Lo que la ciudadanía requiere es que se garantice la seguridad, ya que si van a mandar más soldados, más policías o a realizar más rondines, son situaciones que tendrá que definir el gobierno del estado, que tiene la responsabilidad de brindar la seguridad pública”, dijo.
    En entrevista, luego de iniciar los trabajos del Encuentro Nacional de Laicos, que se realiza en el puerto de Veracruz, el obispo adelantó que acudirá a instancias federales para “dejar asentadas” las amenazas de las que han sido víctimas algunos sacerdotes en varios puntos de la entidad, sobre todo del norte y centro.
    Según el prelado, los sacerdotes católicos no sólo han recibido amenazas de muerte y extorsión, sino que los delincuentes también les han robado vehículos de manera violenta, como en La Tinaja, Jamapa, Medellín y La Antigua.
    Como iglesia católica, agregó, “hacemos un llamado de paz, de respeto a la vida misma, porque desde las escuelas se van creando mentalidades de agresividad y guerra en los niños, situación que está generando toda esta violencia”.
    El jerarca católico en el puerto jarocho detalló que al menos cinco párrocos de diversas iglesias, ubicadas en la zona centro de la entidad, han sido amenazados por presuntos integrantes de grupos delictivos, por lo que ya elaboran un escrito para entregarlo a los secretarios de Gobierno y Seguridad Pública, Gerardo Buganza Salmerón y Sergio López Esquer, respectivamente.
    No obstante, señaló que no solicitará mayores medidas de seguridad para los prelados, “ya que corresponde a las autoridades definir las acciones para dar garantías”.