Agentes de EU que operan en México, en la agenda Obama-Calderón

miércoles, 2 de marzo de 2011

WASHINGTON, 2 de marzo (apro).- La Casa Blanca confirmó este miércoles que el presidente Barack Obama aprovechará su reunión con Felipe Calderón para abordar el tema de la seguridad de los agentes estadunidenses que operan en México.
“Es una alta prioridad –para el presidente Obama– garantizar la seguridad de los agentes que operan fuera del territorio estadunidense, asunto que se abordará en la reunión con el presidente Calderón”, afirmó un alto funcionario de la Casa Blanca, durante una teleconferencia de prensa para hablar del encuentro presidencial de este jueves 3 en la Oficina Oval.
Al preguntarle directamente si Obama tiene planeado pedirle a Calderón que se les permita portar armas de fuego a los agentes de Estados Unidos que operan en México, el funcionario de la Casa Blanca simplemente repitió que “la seguridad de los agentes es una prioridad”.
Como consecuencia del asesinato del agente del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) de Estados Unidos, Jaime Zapata, ocurrido el pasado 15 de febrero en San Luis Potosí, el tema de la seguridad de los agentes estadunidenses que operan en territorio mexicano, así como los mecanismos que deben utilizar para defenderse de los ataques de grupos criminales, entre ellos la portación de armas, se volvió prioritario en la agenda de los círculos políticos de Washington, previo a la reunión de Calderón con Obama en la Casa Blanca.
En el Congreso federal, Janet Napolitano, secretaria de Seguridad Interior del gobierno de Obama, fue cuestionada por los legisladores sobre la necesidad de negociar con México que a los agentes estadunidenses se les permita portar armas de fuego, a fin de evitar incidentes como el de San Luis Potosí, en el que murió Zapata y resultó herido su colega, el agente federal Víctor Ávila.
“Sugiero que esto (la portación de armas) sea discutido en una reunión, donde lo hablado sea información clasificada, para determinar cómo deben ir armados los agentes y bajo qué circunstancias”, respondió Napolitano a los cuestionamientos de los senadores integrantes del Comité de Seguridad Interior.
Pese a que ya se determinó que una de las armas que utilizó el grupo criminal que atacó a Zapata fue comprada en el estado de Texas y traficada ilegalmente a México, el ataque a los dos agentes estadunidenses en San Luis Potosí es usado en Washington como trampolín político para presionar al gobierno de Felipe Calderón y que ceda en la solicitud de permitir la portación de armas de fuego a agentes extranjeros cuando operan en territorio mexicano, lo que contraría lo establecido en la Constitución.
El funcionario de la Casa Blanca que habló con los reporteros dejó en claro que durante la visita de Calderón a Obama, el poder Ejecutivo estadunidense no dará a conocer su posición final sobre un pedido del Buró de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF, por sus siglas en ingles) para obligar a las armerías establecidas en los estados que colindan con el territorio mexicano, a reportar a las agencias federales cuando una persona hace múltiples compras de armas de fuego de alto poder.
El pasado mes de enero, la posición inicial de Obama fue rechazar este pedido específico de ATF.
“Al pedido se le dará el curso normal de análisis, pero no estará terminado mañana (jueves) para la reunión (con Calderón)”, señaló enfáticamente el funcionario.
En términos generales, indicó que durante el encuentro presidencial, el tema prioritario será la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado en México, para lo cual Estados Unidos se comprometerá a entregar a México 500 millones de dólares en el año calendario de 2011, como parte de los fondos comprometidos en la Iniciativa Mérida.
Hasta el momento, Estados Unidos ha dado a México 400 millones de dólares, de los más de mil 200 millones comprometidos en la Iniciativa Mérida. Con la entrega de fondos para este año se alcanzaría la suma de 900 millones de dólares aportados al gobierno mexicano.
Entre otros temas que se discutirán mañana destacan la cooperación en materia económica; la presidencia de México (en 2012) en el llamado Grupo de los 20; los asuntos globales, como el caso de Libia, y la necesidad de que en Estados Unidos se dé una reforma migratoria integral y humana.
El funcionario de la Casa Blanca también aclaró que a pesar de que en una entrevista con un periódico de edición nacional, el presidente Felipe Calderón tildó de “ignorante” a Carlos Pascual, el embajador de Estados Unidos en México, para el gobierno de Obama su representante diplomático está haciendo un buen trabajo. Además, afirmó que Pascual estará presente en la reunión de mañana en la Oficina Oval.

Comentarios