A la cárcel, agresores del exdirector de la Interpol México

martes, 22 de marzo de 2011

MÉXICO, D.F., 22 de marzo (apro).- La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) consignó a los cinco sujetos que agredieron a Jorge Miguel Aldana Ibarra, exdirector de Interpol México, en un bar de la colonia Tolteca, delegación Álvaro Obregón.

Los cargos que el fiscal les imputó son: homicidio en grado de tentativa, robo agravado en pandilla y lesiones calificadas.

El pasado jueves 17, Aldana Ibarra acudió al bar La Corbata, propiedad del primo hermano del delegado en Álvaro Obregón, Eduardo Santillán Pérez, en compañía de su hijo Miguel, de 27 años, y Sergio Velásquez Aguinaga, de 45.

En el lugar, Aldana y sus acompañantes se enfrentaron a golpes con cinco empleados del establecimiento, quienes les impidieron la salida cuando intentaron hacerlo. Tras ser golpeados, el exdirector de Interpol México, su hijo y Sergio Velázquez fueron amenazados con un arma de fuego.

Por las lesiones recibidas, Aldana fue trasladado a un hospital privado de la colonia Roma, en tanto que su hijo y el otro acompañante fueron llevados a la Cruz Roja de Polanco.

De acuerdo con los dictámenes médicos, Aldana recibió varios golpes en la cara, su hijo presentó fractura de nariz y múltiples golpes, mientras que Velázquez Aguinaga resultó con lesiones más graves, ya que se le diagnosticó traumatismo craneoencefálico y contusiones múltiples.

Tras el altercado fueron detenidos cinco empleados del bar que participaron en la riña: César Iván Andrade Rodríguez, de 22 años, Juan Manuel García Trejo (36), Miguel Ángel Morales Dante (30), Roque Ascencio Zaragoza (21) e Ignacio Alcántar Cante, de 43 años.

En cuanto al bar donde se registraron los hechos, el gobierno capitalino inició una indagatoria administrativa y ordenó la clausura del establecimiento a través del Instituto de Verificación Administrativa (Invea).

Aldana Ibarra fungió como director de Interpol México de 1982 a 1985. Durante su gestión enfrentó diversas acusaciones por posesión y tráfico de estupefacientes. En Estados Unidos fue acusado por el homicidio de un agente de la DEA, y en 1995 fue exonerado de los cargos.

Comentarios