Sicarios toman hospital de Guamúchil; ocho horas de pánico

viernes, 25 de marzo de 2011

MEXICO, D. F., 25 de marzo (apro).- Con dos personas detenidas –una de ellas herida-- terminó el impresionante operativo militar desplegado este viernes en las instalaciones del Hospital General de Guamúchil, Sinaloa.

Fueron poco más de ocho horas de incertidumbre las que vivieron empleados, médicos y enfermeras porque los militares, pertenecientes al 42 batallón de Infantería, habían recibido información de que en el interior del Hospital se encontraba un grupo armado, cuidando a un compañero herido.

Gerardo Vargas Landeros, secretario general de Gobierno en Sinaloa, confirmó al semanario Ríodoce que los acompañantes del herido eran 10 sujetos y que todos estaban armados.

Además, mencionó que la presencia de personas armadas generó pánico entre los empleados del nosocomio, por lo que se pidió la presencia de las distintas corporaciones en el lugar.

Todo empezó poco después de las cinco de la mañana, luego de la llamada anónima que alertó a las autoridades locales sobre la presencia de por lo menos 10 sujetos armados que habían entrado al hospital para presuntamente exigir atención médica para uno de sus compañeros.

A partir de ese momento, los efectivos castrenses, con apoyo de la policía estatal, establecieron un cerco de vigilancia que se prolongó por ocho horas.

La acción militar paralizó no sólo las actividades propias del Hospital, sino las de varias calles aledañas; además, provocó el desalojo de estudiantes y personal de la Universidad de Occidente Campus Guamúchil, cuyas instalaciones se encuentran justo atrás del nosocomio.

Por el despliegue y el tiempo invertido en el operativo, algunos medios manejaron inicialmente la versión de que los presuntos delincuentes mantenían como rehenes al personal del centro hospitalario y que tenían bombas en su poder.

El semanario Ríodoce aportó otros datos sobre el suceso. En su página electrónica, refirió que dos personas habían sido sacadas del Hospital y que fueron trasladados a la capital por considerarlos peligrosos. Uno de los detenidos, apuntó, iba detenido.

Con base en versiones de una fuente militar, reveló que uno de los dos detenidos se negó a registrarse al ingresar al Hospital para su atención, por lo que su expediente fue marcado con tres equis.

Esta versión fue ratificada por el director del Hospital General de Guamúchil, Ángel David Angulo Camacho, quien informó que el herido, que estaba acompañado de varios sujetos, se negó a dar su nombre y datos personales al momento de ser atendido por personal médico.

En entrevista con el noticiario radiofónico Línea Directa, Angulo Camacho dijo que los hombres arribaron al nosocomio a las 05:45 horas.

Como señas particulares del lesionado, dijo que es una persona de complexión robusta, alto de estatura, tez morena y una edad aproximada de 35 años.

Comentó, asimismo, que traía aliento alcohólico, pero que estaba en sus cinco sentidos, y que presentaba una herida cortante en la cabeza y tenía luxado el hombro, producto de un accidente automovilístico.

Según el director, el sujeto no iba armado y su estado de salud no era grave.

Sobre los acompañantes, indicó que el personal médico nunca se dio cuenta de que estuvieran armados.

Una vez que los soldados tomaron el edificio, el servicio a derechohabientes se suspendió, hasta las 13:30 horas en que el herido fue sacado con otro detenido en una ambulancia custodiada por elementos del Ejército.

Informes extraoficiales de fuentes militares indicaron a Ríodoce que esta persona junto con el otro detenido fueron trasladados a Culiacán a la Novena Zona militar, “debido a su alta peligrosidad”. Sin embargo, sus identidades no han sido reveladas.